lunes, junio 09, 2008

La lágrima



LA LÁGRIMA




Tu padre ha salido por la puerta dando un portazo, y nos hemos quedado las dos con nuestras lágrimas en la garganta y el pulso alterado. No te preocupes, ya pasó todo, y apenas me duele la bofetada. No, cariño. Me han dolido mucho más las palabras, los gritos, y sobre todo que tú lo escuchases todo. Porque aunque aún eres pequeña y todavía no entiendes lo que decimos, enseguida te has puesto a llorar, y deduzco que esa era tu pequeña manera de defenderme.
Ahora pareces mucho más tranquila. Te he puesto al pecho para calmarte y has tardado escasamente dos minutos en cerrar tus ojos y quedarte dormidita. Observo tu respiración, tu silueta tan plácida y no puedo evitar que una lágrima caiga sobre tu mejilla blanca. Tú ni siquiera te has inmutado mientras resbalaba hacia tu barbilla, por debajo de mi pecho.
A veces me pregunto si no estarás mamando demasiado dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde