viernes, diciembre 19, 2008

¡Salud!

¡Salud!

Se le iluminaron los ojos. Después de prohibirle el café, el tabaco y sus alimentos preferidos, cuando el médico le recomendó una copa de vino en las comidas, se le iluminaron los ojos.

Ese mismo día al llegar a casa, desempolvó un rincón en el trastero y comenzó a hacerse su propia bodega. Además cada día, cuando pone la mesa, sobre un pedazo de cartulina de color azul, escribe con un rotulador rojo el menú del día. El de hoy es el siguiente:



















1 comentario:

  1. Estou fazendo uma campanha de doacoes pra montar uma minibiblioteca comunitaria na minha comunidade carente,preciso da ajuda de todos.Aceito doacoes no Banco do Brasil agencia 3082-1 conta 9.799-3 Que DEUS abencoe todos nos. Meu e-mail analucia_silvareis@oi.com.br

    ResponderEliminar

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde