martes, junio 16, 2009

Euforia


Euforia








No soy tanto lo que soy, como lo que intento ser. Esta es la frase que elegí para mi perfil, y no es una frase casual. Encierra toda una filosofía de vida, yo diría incluso que algo más. Es el secreto para no morir de hastío.


Un día, con más tiempo hablaré de lo importantes que son los objetivos en nuestras vidas, saber hacia adónde quieres dirigirte para encarar el rumbo y comenzar a caminar. Un día, con más tiempo, hablaré de Maslow y su pirámide, de cómo vamos modificando nuestras metas conforme logramos alcanzar los escalones, y de lo importante que son los pequeños triunfos para poder seguir luchando.


Hoy, tan sólo me quiero centrar en la sensación que se apodera de ti cuando consigues uno de esos objetivos. Sobre todo si has luchado durante años por conseguirlo, si ha sido el fruto del trabajo y del esfuerzo. Hoy quiero hablar de la euforia, la satisfacción personal, una sensación que uno debe saborear durante unos días, hasta que vuelve a ajustar sus objetivos de nuevo.


Por eso, si durante unos días notais que estoy como ausente de todo, o si me veis vagar con una sonrisa un poco estúpida en los labios, no me lo tengais demasiado en cuenta... Es la euforia.


Eso, y los noventa kilómetros que ya no tengo que hacer a diario para ir y volver del trabajo. Que quieras que no, a lo tonto, me he encontrado con casi dos horas más al día para poder disfrutar de la vida.

domingo, junio 07, 2009

Recojo el testigo...

Recojo el testigo...

En los últimos días, tanto Redcam como Toñi, dos de mis bloguer´s favoritos han dejado en el aire un meme literario para que lo recoja quien quiera.
Bien, pues ahí van mis libros:

1. Un libro que nunca terminaré: Dejemos hablar al viento, de Juan Carlos Onetti. Lo siento, pero cien páginas es el máximo que le concedo a una novela para intentar engancharme.
2. Un libro que me decepcionó: El péndulo de Foucault, de Umberto Eco. Me decepcionó por partida doble: En primer lugar, porque viniendo de manos del maestro Eco, esperaba algo más que un libro lleno de páginas. Y en segundo lugar, porque me lo prestó un amigo, y sinceramente aún no sé si me estaba poniendo a prueba...
3. Un best seller que no tengo el más mínimo interés de leer: Cualquiera de Dan Brown. Ya caí en la trampa con El Código Da Vinci, pero una y no más.
4. Un libro que me gustaría volver a leer: El diario de Anne Frank. Lo leí hace bastantes años, cuando era adolescente, y siempre he tenido la sensación de que si lo volviera a leer, descubriría un libro absolutamente diferente al que leí la primera vez.


5. Un libro pendiente que seguro que leeré algún día: La Flor de Jaramago, de Aurelio Pretel Marín. Comencé a leerlo el año pasado, pero es un libro al hay que invertirle tiempo (por número de páginas y por contenido), así que el préstamo de la biblioteca se me caducó y lo tuve que devolver. Desde entonces lo tengo entre los pendientes.
6. Un libro que me gusta leer siempre: Lorca, Miguel Hernández, en general cualquier libro de poemas de la generación del 27
7. Un libro que me gustaría que me regalaran: Evidentemente, La Flor de Jaramago, para poder disfrutarlo a gusto.
8. Un libro que recomendaría: Depende a quien... aunque con 12 Miradas, por supuesto, sé que no me equivoco.
9. Un libro que me sorprendió: Muchos (soy fácil de sorprender). La Sonrisa Etrusca (José Luis SamPedro), De parte de la princesa muerta (Kenize Mourad)

miércoles, junio 03, 2009

12 MIRADAS ESTÁ EN MOJÁCAR



12 MIRADAS ESTÁ EN MOJÁCAR


Este lunes, a la hora de la siesta, otro ejemplar de nuestro libro, “12 Miradas”, inició un nuevo viaje en libertad. Se quedó en Mojácar (Almería) esperando en el hall del hotel Marina Playa. Al afortunado que lo encuentre, le pido dos favores personales:
El primero, que lo lea, que lo disfrute el tiempo que crea preciso, y luego lo deje seguir su camino.

El segundo favor, que nos lo cuente. Bien a través de la página de bookcrossing, bien en la página del club de Escritura la Biblioteca, o aquí mismo, si llegase a este blog por casualidad. Me haría muy feliz saber que ha llegado a buenas manos, me haría ilusión saber de él.
Y es que, en el momento en que arrancábamos el coche, y supe que aquel libro se quedaba en el hotel, a su suerte, sentí como si una parte de mí también se hubiese quedado sobre aquella mesa. Fue una sensación extraña. Una sensación bien curiosa, saber que en estos momentos, alguien tocado por el azar, puede haber cruzado su camino con el mío de esta manera tan peculiar.
Espero que este haya sido el comienzo de una aventura interesante. Feliz viaje.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde