sábado, enero 30, 2010

PARADOJA

Te devuelvo hasta el eco
de las últimas palabras.
Ya no tienen siquiera
el sabor rancio
y estéril del recuerdo.

Te regalo el vacío
de tu rostro ausente.
Ya no eres siquiera
contorno deseado
ni estela en mis sueños.

Te concedo, si cabe,
la indiferencia.
El paso previo a sepultarte
bajo la losa fría
del callado olvido.
Ya no eres siquiera
ceniza de una hoguera.

Eres sólo frío,
ausencia de voces,
preludio de nada.
Ni siquiera mereces
que derrame esta tinta
para escribirte un verso.

3 comentarios:

  1. Bravo Paula! No había leído ninguna poesía tuya, pero vaya sorpresa.
    Esa tinta si que está bien empleada.Besos. Pepi.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho, Paula. Tienes un buen estilo, tanto en prosa como en verso. Muy completa, sí señor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias compañeras,
    con amigas así, da gusto.
    Edurne, a mí también me gustan mucho tus poemas, aunque sea un poco perezosa con los comentarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde