sábado, abril 24, 2010

PRIMAVERA

Para celebrar que ya va llegando el buen tiempo, hoy he querido recoger cinco formas de disfrutar de esta estación maravillosa que es la primavera, utilizando para ello cada uno de nuestros cinco sentidos.





Comenzamos con la vista, y podría haber elegido entre cientos de paisajes impresionantes, almendros en flor, contrastes de colores, abejas libando margaritas...


pero al final me he decidido por este precioso cuadro de Botticelli.


Amor, fecundidad, belleza... todo lo que supone la primavera al fin y al cabo.





Para el olfato he optado por el aroma dulzón de un rosal en flor. En esta ocasión os traigo rosas de color violeta, que transmiten buenos deseos, de salud y larga vida.








Es el turno del sentido del gusto... y sé que si pretendo despertar vuestras papilas gustativas, sin duda que lo conseguiré con la fruta de la primavera por excelencia. ¿Verdad que os entran unas ganas irresistibles de hincarles el diente a estos fresones tan sabrosos?





El tacto... ¿y qué mejor que unos besos? Sí, ya sé que no hace falta que sea primavera para besarse. Pero podría ser un buen propósito para aprovechar el mito aquel de que la sangre se altera.
Vamos a besarnos todo lo que podamos durante esta primavera.
Vale cualquier tipo de beso, menos los besos de judas.



Y por último, solamente nos falta el oído, y para ello la primavera tuvo en Vivaldi uno de sus homenajes más oportunos.
Disfrutad de esta preciosa composición, de manos de -nada más y nada menos- la orquesta filarmónica de Berlín.





P.D. De todo lo que tenga que ver con alergias, astenia y/o cualquier otra cosa que nos aporte problemas, molestias y malos rollos... casi que nos vamos a olvidar aunque sólo sea durante el ratito que dure la música.

SED FELICES.

viernes, abril 23, 2010

Feliz día del Libro. Feliz San Jorge.


Bajo la rosa
un libro que se abre
entre mis manos.



Me gustan los libros,
Me gustan las rosas,
Me gustan las leyendas de dragones,
Me gustan las costumbres que implican regalos...


 

QUE DISFRUTEIS DE UN DÍA DEL LIBRO LLENO DE AVENTURAS


jueves, abril 15, 2010

A voces llenas

(Repescado y remasterizado)



Tienes el don

de emborracharme el juicio,

de sembrar sonrisas en mi boca,

de alborotarme el sueño,

de desquiciarme la cordura.

(Tienes el don

de que te quiera)



Tienes la virtud del sigilo

para colarte en mi mente

como un gato viejo.

Si no fueses tan suave,

tan felino,

no te consentiría

que ahuecases mi regazo.



Eres la peor compañía

para mi corazón gastado;

pero el mejor recuerdo

para mis manos ásperas.

Desde que tú no las guardas entre las tuyas,

se me han llenado de grietas,

y a menudo quedan frías.



¿Sabes que guardo en secreto
aquellos besos pendientes?



Los que se me anidaron

tras la garganta;

los que siempre soñábamos

cuando estuvimos lejos;

los que te repartía

a voces llenas

en el silencio íntimo

de tantas noches.





Esas noches,

aquellos sueños.

Los que nunca supimos

hacer posibles.



                                             ¡Y hay tanta nostalgia entre mis labios…!

sábado, abril 10, 2010

La vida que no viví

...y las cosas que nunca hice.

No sé si será un adelanto de la crisis de los cuarenta, o si todo se debe al hecho de que estoy viviendo una etapa de aparente serenidad en mi vida (lo suficientemente aparente para que incluso yo crea que es así) No sé cual será el motivo exacto, pero desde un tiempo a esta parte, pienso a menudo en todos esos proyectos, planes, deseos, que se han ido quedando por el camino a lo largo de los años.
Que la vida solo pasa una vez creo que es algo evidente, y aunque no le demos importancia, cada vez que despedimos una etapa decimos también adiós a un buen montón de oportunidades desaprovechadas, otras simplementes desechadas, que probablemente tampoco volverán de nuevo.
Todos los días renunciamos a muchas cosas, casi sin ser conscientes de ello. Y hoy, que tengo un día tonto, no paro de pensar en esos pequeños deseos que una vez tuve, y que probablemente se han quedado fuera de mi alcance, o demasiado lejos al menos.
Creo que todo se desencadenó hace unos días, cuando me encontré con una amiga del instituto a la que hacía bastantes años que no veía. Yo ya sabía, por la prensa, que había publicado al menos un par de novelas, y algún pequenísimo detalle más de su vida que ella había dejado caer en una entrevista que le hicieron con ocasión de un premio en Sevilla. Sin embargo, al hablar durante escasamente unos minutos, me di cuenta de que, todo aquello que para mí habían sido siempre meros sueños, ella lo había convertido en su realidad de cada día. Tenía una vida interesante, no una vida gris y lineal como la del resto de los mortales. Un trabajo de esos que te dejan un buen sabor de boca cuando llegas a casa cansada, con la sensación de que estás haciendo algo valioso con tu vida, y que puedes mejorar las vidas de los demás. Había vivido en varios países, y en ciudades muy distintas, además de que por su trabajo viaja de vez en cuando, lo que le permite seguir conociendo otras culturas y gente diferente, que sin duda la enriquecerán cada día.
No es envidia lo que siento. Más bien al contrario, admiro su capacidad de haberse construido la vida que quería. Pero sí tengo la sensación de no haber jugado mis cartas con toda la habilidad que debería haber empleado.
Es cierto que mis cartas no eran las suyas, pero aun así... Seguro que podría haber hecho ciertas cosas de otra manera. Seguro que me precipité en algunas decisiones. Seguro que en algún momento me até demasiado a algo sin estar segura de todo lo que aquello implicaba, y de lo que dejaba atrás.
Me habría gustado vivir durante un tiempo en otro país.
Me habría gustado disfrutar más locamente en mis años jóvenes.
Me habría gustado estudiar otra carrera y dedicarme profesionalmente a algo relacionado con la enseñanza.
Me habría gustado dedicar más tiempo a algun@s amig@s, y no haberl@s dejado perder por el camino.

Por otra parte...

Me gustaría ser capaz de sentarme a escribir esas memorias que tengo comprometidas.
Me gustaría publicar alguna vez mi primera novela, independientemente del éxito que luego tenga. Sólo por el placer que produce terminar un proyecto.
Me gustaría infuir positivamente en la vida de los demás, y sentirme orgullosa por lo que hago cada día.
Me gustaría colaborar en alguna actividad de voluntariado.
Me gustaría disfrutar más de mi gente.
Me gustaría vivir en contacto con la naturaleza y tener una casa con jardín y un perro enorme.

No sé, me parece que tengo tarea por delante. Mientras haya objetivos, hay horizonte.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde