martes, septiembre 28, 2010

YO TAMBIÉN VOY A LA HUELGA


No me gusta ni un pelo la dinámica que han tomado los medios de comunicación (que se mueven vergonzosamente y a las claras en función de los flujos de caja de sus patrocinadores) de desprestigio feroz a los sindicatos. No deja de ser curioso que tal ataque llegue precisamente en este instante, cuando los trabajadores nos jugamos años de esfuerzo en materia de beneficios sociales.
Es posible que no sean todo lo perfectos que nos gustaría, pero no perdamos de vista algo fundamental: son nuestra manera de mostrarnos fuertes y de poder negociar en igualdad de oportunidades.
Desde que comencé a trabajar estoy afiliada a CC.OO., y no sé si será la suerte de contar con las personas que tenemos en nuestra federación, pero lo cierto es que siempre han estado ahí cuando los he necesitado.
Han defendido nuestros intereses en las duras negociaciones de Convenios Colectivos, arañando mejoras incluso cuando las cosas se ponían difíciles, defendiendo el cumplimiento de los acuerdos que estaban pactados incluso en los tribunales. Seamos serios ¿qué trabajador, a título individual está en condiciones de llevar a juicio a una empresa, o a la Administración, y ganar esos juicios, con el consiguiente beneficio de cientos de personas?
Cada vez que he necesitado una aclaración sobre mis derechos, cuando me he sentido presionada por mis superiores, cuando he tenido alguna duda sobre mis condiciones laborales, no he tenido más que descolgar el teléfono, y allí estaban para escucharme.
Me ayudaron a solicitar mi permiso de maternidad, y lucharon porque pudiese juntarlo con las vacaciones sin que mi sustituto se marchara del puesto (con el consiguiente descalabro que hubiese supuesto para mis compañeros y  la presión psicológica para mí)
Me han escuchado en las horas bajas, cuando he necesitado desahogarme.
Me han orientado en situaciones de duda, han defendido a compañeros en momentos difíciles (ceses, despidos, mobbing, acoso…)
En fin, personalmente estoy satisfecha con el trabajo que hacen, y creo que si no existieran los sindicatos, seríamos poco más que marionetas en las manos de unos cuantos.
Sé perfectamente que hay muchísima gente descontenta con los sindicatos, que desconocen su trabajo, o simplemente no lo consideran suficientemente válido. Es posible que esas personas estén disfrutando de derechos que alguien negoció por ellos, y que probablemente no tendrían si no existiese una entidad que represente a los trabajadores. Ya lo dice el refrán: la unión hace la fuerza. Y ese es el espíritu de estar afiliado.
Pero, independientemente de que uno pueda creer más o menos en sus representantes (que se eligen democráticamente en las elecciones sindicales), lo cierto es que, con sus defectos, con todas las mejoras que deban realizar en su organización, son necesarios. Y la prueba más palpable de que son necesarios, es el esfuerzo que hacen algunos para callarlos.

El miércoles, los trabajadores ─afiliados o no a algún sindicato─ tenemos la oportunidad de hacernos escuchar ante el atentado que se está llevando a cabo contra nuestros derechos. ¿Vamos a dejarnos despistar por los que revuelven el río para así, repartirse entre ellos la ganancia?

Yo no, desde luego. Creo que hay razones sobradas para ir a la huelga. Y creo que sería un error dejar pasar la oportunidad de defender nuestros derechos.
No se puede cargar el peso de la crisis sobre los mismos de siempre. Las encuestas dejan en evidencia a una reforma laboral que no le gusta a nadie, y sin embargo, parece que nos hemos resignado a agachar las orejas y aguantar lo que nos llueva.
Y mientras tanto, los que se enriquecieron en los años de bonanza, ya se han encargado de sacar sus capitales (en sus diferentes colores) del país, y pretenden que los que prestamos nuestras manos, nuestra mente y nuestro corazón para ayudarles a conseguir beneficios, seamos los únicos damnificados.

ASÍ, NO


            

viernes, septiembre 24, 2010

Calblanque



 

Tarde de playa,


entre la arena


flores silvestres*.








El regalo realmente fue el paraje completo. Una playa de arena finísima localizada en el parque natural de Calblanque, en Murcia. Un lugar ideal en todos los sentidos.





El día estaba nublado, pero aun así disfrutamos de la tranquilidad de un entorno protegido, donde el hombre convive con el mar y la naturaleza sin colonizarlo, como un huesped.






En ciertos momentos de mi vida, conectar con la naturaleza suele ayudarme a ver las cosas desde otro punto de vista diferente. Sentirme parte de un todo tan enorme, tallado a lo largo de tantísimos miles de años, suele conducirme a la auténtica desconexión de los problemas o las preocupaciones. Me ayuda a cambiar el enfoque y levantarme otra vez con energías renovadas.


*Modifico el haiku según los estupendos consejos de mis compañeros del curso. Ahora al menos se le puede considerar haiku, y expresa exactamente lo que pretendía decir, sin que sobre ni falte nada.

lunes, septiembre 20, 2010

Otro de los relatos leídos en Punto Radio.

 Este es uno de los relatos que leí en Punto Radio, junto con dos de mis compañeras del Club de Escritura La Biblioteca. Está escrito para la ocasión, con motivo del día dedicado a los mayores en la Feria. 
He conocido a mucha gente de cierta edad que de repente se ha quitado un buen puñado de años de encima al descubrir una afición o una habilidad que tenían escondida muy adentro. Nunca es tarde para ilusionarse con algo en la vida, y sobre todo, nunca es tarde para vivir.

Para variar, no me decido con el título... Se admiten sugerencias.






Al abrir el viejo baúl, el olor a jabón y a naftalina le trajeron un buen puñado de recuerdos. Sus manos se sumergieron en aquel rincón del pasado y navegaron sin un rumbo exacto a través de los objetos que había allí guardados. Ropa vieja que ya nunca se ponía, una caja metálica llena de fotografías, postales que le felicitaban el Santo, recordatorios de comunión… Allí tenía guardada una buena parte de su vida.
María nunca pensó que cumpliría los ochenta con tanta energía como la que sentía ahora dentro de su cuerpo. Nunca se imaginó que el destino le traería tantas sorpresas, ni que pudiese haber varias vidas en una sola. Siempre había sido una mujer de rutinas, le tranquilizaba saber qué iba a ocurrir mañana, y pasado mañana. Dejar correr los días con los sobresaltos justos, pegada al guión que alguien había escrito desde siempre para cualquier mujer sencilla y corriente como ella.
Soñar era un juego con el que no contaba. Y mucho menos, dejarse llevar.
Vivía sola desde que murió su marido, hacía ya casi once años. Siempre lo consideró un hombre fuerte, y enviudar no entraba en sus cálculos, a pesar de que él era ocho años mayor que ella. Sin embargo, un mañana José decidió no despertarse, y a partir de ese momento, María se encontró absolutamente desorientada.
Sus hijos vivían en otra ciudad, sus nietos sólo la visitaban en verano, y aparte del ganchillo y las telenovelas, no tenía más aficiones que llenasen aquellas tardes que de repente se habían vuelto lentas y silenciosas. Fueron meses muy tristes. Hasta entonces nunca le había pesado tanto el aire que flotaba dentro de su casa, ni había tenido esa sensación de ahogo que ahora le asaltaba a cada momento.
Una tarde de domingo, mientras colocaba en el armario las dos faldas y la blusa que acababa de planchar, una idea cruzó su mente como una ráfaga.
Había oído hablar del Hogar del jubilado, de los viajes que organizaban, de las fiestas y bailes semanales, de sus cursos y talleres, y ¿por qué no? de su grupo de teatro.
María se miró en la luna del espejo, y pensó que aquella mujer, que no era tan mayor como aparentaba, no se merecía aquellas tardes aburridas, ni ese luto tan riguroso y tan dañino. Aquella mujer quería disfrutar de la vida, descubrir qué le tenía reservado a partir de entonces. Porque, viuda o no, lo cierto es que seguía viva, y en sus manos estaba la oportunidad de dejar pasar los días en gris, o llenarlos de razones e ilusiones.
Con timidez y torpeza al principio, mucho ensayo y su buena dosis de nervios, María se fue dando cuenta, poco a poco, de que al subirse al escenario y convertirse en un personaje cada vez diferente, se le llenaban los pulmones de oxígeno y la sonrisa se le dibujaba en los labios con muchísima más frecuencia, de manera natural. Sentía, que cada mañana tenía un nuevo sentido, y que la energía que le llegaba a través de los aplausos, compensaba con creces las horas de estudio y los temblores de piernas antes de salir a escena.
Y así, poco a poco, mientras encima de las tablas ganaba en gracia y desparpajo, en la vida iba ganando en seguridad y ganas de seguir soñando. Casi sin darse cuenta, la ropa de color negro fue cayendo al fondo del baúl, mientras que el armario se le llenó de colores.
Con todo, de vez en cuando, como esta tarde, le gusta abrir la puerta del pasado y recordar. Con el punto justo de nostalgia, sin tristeza. Como quien interpreta un personaje que, en aquel momento, y a su manera, también fue feliz.

sábado, septiembre 18, 2010

Se cerró la Puerta de Hierros


Pues sí, ayer a las doce de la noche la alcaldesa cerraba la Puerta de Hierros central, y con el castillo de fuegos artificiales se clausuraba de manera oficial la Feria del Tercer Centenario.
De manera extraoficial, parte de la fiesta continuará durante el fin de semana, y el lunes, definitivamente entrará el otoño en la ciudad.
Porque en Albacete, las hojas de los plátanos no comienzan a caer hasta que no termina la Feria.

jueves, septiembre 16, 2010

Y Feria de noche

La feria nocturna comienza a las cuatro de la tarde... ¡¡con los mojitos!!


No podía ser menos en una ciudad famosa por su ambiente de fiesta durante todo el año.
No importa qué tipo de música prefieres, seguro que encuentras un lugar que se adapte a tus gustos. Desde los conciertos gratis de la CARPA ROCK, pasando por actuaciones como la de Amaia Montero o Miguel Bosé, entre otros en la Caseta de los Jardinillos, Música más verbenera en los pabellones del Ayuntamiento, y toda la marcha del mundo en la zona de "Talabarteros" y en las casetas-pubs (si me permitís el palabrejo) que se agrupan en la zona de "La Cuerda"


Y por supuesto... luces, tómbolas, chatos de vino dulce, tiovivos, atracciones varias, gente a la que ves de Feria en Feria, niños, mayores, jóvenes, menos jóvenes, tardes de teatro, exposiciones, títeres en la calle, globos que se escapan y no dejan de volar...

No sé a vosotros... pero a mí me faltan días.

lunes, septiembre 13, 2010

Feria de día...

Vayas a la hora que vayas, hay cosas interesantes que hacer o que ver en esta Feria. Este ha sido un fin de semana intenso, como os podréis imaginar. Y voy a resumirlo con algunas fotos que muestran en el encanto de estas fiestas, tanto de día como de noche.



Cada mediodía, en el espacio que rodea el Recinto Ferial, lugar conocido como "La Cuerda", se dan cita apasionados del mundo del caballo, para lucir su típica vestimenta, sus carruajes y sus monturas bien engalanadas.


Es un bonito espectáculo, que se puede completar contratando un paseo en carruaje por un precio razonable.

Otra de las típicas actividades es pasear junto a los tenderetes, en busca tal vez de un regalo o de un capricho, o simplemente por el placer de curiosear entre la gran variedad de puestos. Este que os muestro me ha sorprendido esta misma tarde por diferente. Todo lo que en él se vendía se había confeccionado con latas de refresco o de cerveza.


Para las compras se puede elegir entre los puestos al aire libre, en las casetas que rodean el recinto ferial, los ubicados en los llamados "redondeles", que son unos círculos concéntricos en el corazón del recinto, o en lo que se conoce como la Feria de la Artesanía, donde uno puede encontrar auténticas maravillas hechas a mano. Y la variedad de objetos que uno puede encontrar es muy extensa. Desde bisutería y plata a juguetes, cuchillos y navajas, muñecas de trapo, trabajos en cuero, cerámica... Casi cualquier cosa que uno pueda imaginar.

Hoy domingo, además, ha tenido lugar la ofrenda de flores a la patrona, la Virgen de los LLanos, organizada por la Peña El Templete.


Como todos los años, hemos podido disfrutar de los hermosos trajes, del color de los refajos, de las flores, y de la variedad de los bailes regionales. Esta foto muestra a un grupo invitado que ha venido desde Galicia para participar en la ofrenda y bailarnos una muñeira. Pero por supuesto, no han faltado ni las jotas ni las seguidillas manchegas.


Pero esto no acaba aquí. Todavía tengo pendiente la Feria nocturna, y muchísimas opciones interesantes y divertidas con las que ocupar estos diez días de septiembre.

miércoles, septiembre 08, 2010

Ya comenzó

Ayer comenzó nuestra Feria del tricentenario, con una cabalgata algo diferente a lo habitual, pero como siempre llena de color y de alegría.
En esta ocasión, las carrozas representaron la historia de la ciudad, y la música que acompañaba a cada una de ellas iba en consonancia con el periodo histórico al que aludía. Me parece importante destacar que, como cada año, más de la mitad de las carrozas han sido construidas por los miembros de ASPRONA, una asociación muy conocida en Albacete por trabajar con personas afectadas por alguna discapacidad intelectual, sobre todo síndrome de down.
Es maravilloso comprobar cada año el trabajo tan valioso, vistoso y de calidad que realizan, para que los albaceteños lo disfrutemos en nuestra cabalgata.
Y hoy, día ocho celebramos el día de nuestra patrona, la Virgen de Los LLanos, y para conmemorarlo, la tradicional batalla de flores, y la degustación de gazpachos manchegos en el parque de la Fiesta del Árbol.
Además, esta tarde tendrá lugar el Primer Encuentro intergeneracional de Llanos y Mari Llanos, que no me cabe la menor duda de que será bien divertido y bastante multitudinario, ya que éste es un nombre muy típico de esta ciudad, aunque me consta que suena un poco raro cuando saltamos a otras provincias.
En lo personal, os cuento que voy a estar toda la Feria leyendo algunos de mis relatos en Punto Radio, junto con otras dos compañeras del Club de Escritura la Biblioteca: mis dos soles, Pepi y Alicia. Si nadie lo remedia, se emitirá en directo, en la desconexión local del programa Protagonistas, cada día alrededor de la una y media.
De momento poco más. Estamos tomándonos la cosa con tranquilidad, dosificando fuerzas para aguantar el tirón de estos diez días. A las ocho iremos a ver los títeres, pero de eso, mejor os hablo otros día.

jueves, septiembre 02, 2010

Ya huele a Feria

Pues sí, tal y como ya nos adelantaba Toñi en su blog de dientes de león, Albacete ya se va preparando para su Feria. Este año todavía más especial, ya que se conmemora el Tercer Centenario desde que Felipe V confirmara su celebración.
Aunque, como bien dice Aurelio Pretel y otros historiadores, la feria es tan antigua como la ciudad, y hay testimonios de que existiera ya en la época en la que el infante D Juan Manuel se paseaba por estas tierras.
Personalmente, siempre he disfrutado de la Feria de Albacete con la mayor intensidad que he podido. Viví durante un buen puñado de años justo en todo el meollo, junto a la Plaza de Toros, y si algo me gusta de esta Feria es que se disfruta a todas las horas del día, y de mil maneras diferentes.
Este año me he propuesto un reto, y es abrir desde este blog una ventana a la Feria, para que los que están lejos también puedan conocerla y disfrutarla.
Intentaré mostrar toda su variedad, tanto la Feria de los niños como la de los mayores, la religiosa, la folklórica, la artística, la nocturna… ya veremos qué sale.
De momento os dejo con un enlace a la página oficial del Tercer Centenario, y con este vídeo de la canción que el grupo La Espera ha compuesto para la ocasión: No hagas planes en septiembre.
Al menos del 7 al 17 te estaremos esperando.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde