viernes, septiembre 24, 2010

Calblanque



 

Tarde de playa,


entre la arena


flores silvestres*.








El regalo realmente fue el paraje completo. Una playa de arena finísima localizada en el parque natural de Calblanque, en Murcia. Un lugar ideal en todos los sentidos.





El día estaba nublado, pero aun así disfrutamos de la tranquilidad de un entorno protegido, donde el hombre convive con el mar y la naturaleza sin colonizarlo, como un huesped.






En ciertos momentos de mi vida, conectar con la naturaleza suele ayudarme a ver las cosas desde otro punto de vista diferente. Sentirme parte de un todo tan enorme, tallado a lo largo de tantísimos miles de años, suele conducirme a la auténtica desconexión de los problemas o las preocupaciones. Me ayuda a cambiar el enfoque y levantarme otra vez con energías renovadas.


*Modifico el haiku según los estupendos consejos de mis compañeros del curso. Ahora al menos se le puede considerar haiku, y expresa exactamente lo que pretendía decir, sin que sobre ni falte nada.

4 comentarios:

  1. La verdad es que tiempo para bañarse no hace y menos como estaba en las fotos, eso si parece un vergel comparada con las imágenes de este verano en Benidorm. Pura tranquilidad...

    ResponderEliminar
  2. Cierto mojul8, nada que ver tampoco con la estampa de la Manga, a escasos kilómetros. Las fotos están tomadas a mediados de agosto, y a pesar de estar nublado sí nos mojamos un poquito hasta la rodilla.
    Un saludo y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  3. Y yo sin saber que decias algo tan bonito, con tan pocas palabras, me alegro de haber pasado hoy por tu blog. Besos. Pepi.

    ResponderEliminar
  4. No soy Penelope Cruz, es que se me ha quedado corta la mano. Pepi.

    ResponderEliminar

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde