lunes, noviembre 22, 2010

El café de la mañana

El momento del café, en mitad de la mañana, era su oasis. Durante esos veinte minutos de desconexión, su imaginación navegaba y sus problemas cotidianos se disolvían como el azúcar en el café.

Elegía casi siempre el mismo rincón, ni cerca ni lejos de la barra, frente a la puerta de entrada a la cafetería. Conocía a casi todas las personas que ocupaban las mesas cercanas. A todos, en mayor o menos medida, les había imaginado historias.

Todo comenzó como un juego, una mañana aburrida en la que intentó averiguar la profesión de cada uno de ellos por su vestimenta, su peinado o su manera de comportarse.

En la barra, trajeado, hojeando el periódico y fumando con avidez, el comercial del banco de la esquina.

En la mesa de más alboroto, el grupo más heterogéneo, en edades, en estilos, todos muy expresivos, hablando con el cuerpo casi tan alto como con la voz: el claustro de maestros de un colegio cercano.

Un poco más allá, junto a la ventana, una pareja de edad avanzada que aún conservaba el amor y el humor casi intactos…

Luego llegaron las especulaciones. Casi sin darse cuenta, comenzó a añadir detalles a cada una de esas historias. Familias, inquietudes, amores y amantes, aficiones insospechadas, secretos inconfesables…

Veinte minutos al día para imaginar vidas. Veinte minutos para convertir la realidad en niebla y mirar el mundo con ojos de escritora. Con ojos de quien juega a ser dios y se atreve a soñar un mundo diferente.

Ni mejor ni peor. Sencillamente diferente.

Veinte minutos para difuminarse, para aparcar el tiempo y disfrutar en su realidad paralela. Cada mañana, con la ilusión de una niña, se colaba dentro de aquel escenario de lo cotidiano, y lo transformaba en una novela que solo estaba escrita en su mente.

Y ella se lo contaba a su pequeño bloc de notas desde su rincón privilegiado.

Lo que nunca imaginó es que, detrás de la barra, entre café y tostada, entre caña y refresco, desde hacía unas semanas, alguien la imitaba en su juego de inventar realidades.

En este caso, la única protagonista de la historia era ella. Ella sola, en su mesa, con su café ya frío, con su bolígrafo color plata; con su pequeño bloc de notas.

sábado, noviembre 20, 2010

PORNOGRAFÍA INFANTIL ¡¡NO!!


No, no y no. No hay medias tintas ni dudas sobre esto. Los niños son seres a los que proteger, como dije en otra ocasión, son libros en blanco sobre los que está todo por escribir. ¡Que nadie nos los ensucie!
No puedo ni siquiera imaginar qué mecanismos mentales pueden justificar semejante barbaridad. Es simplemente asqueroso. Y tan responsables son quienes trafican como quienes consumen.





Por favor, si has llegado hasta aquí buscando en google algo sobre pornografía infantil, angels, lolitas, o boylover, piensa un poco en alguien que no seas tú mismo. Haz un favor al mundo y pide ayuda a un profesional. Y deja en paz a los niños y su inocencia.

jueves, noviembre 18, 2010

LOCAS



Tengo la suerte de conocer a gente que derrocha talento. Y es una suerte enorme, lo sé, porque además, cuando ves que ese talento es reconocido, tienes la oportunidad de alegrarte por ellos, y casi siempre acabas diciéndo así, como para ti misma, aquello de: a mí no me extraña.
Hoy quiero hablaros de un amigo que buscó su suerte, que persiguió un sueño, y que a día de hoy tiene que sentir un vértigo extraño en el estómago, porque está saboreando una pizca de todo el éxito que sin duda le espera.
Él se llama José Pascual Abellán. Una persona con una gran sensibilidad, que sabe transmitir perfectamente las emociones a través de las palabras. Ayer me contaba que su obra de teatro ─Locas─  se está representando con una genial acogida en la sala “Nudo Teatro” de Madrid. Y yo no puedo sino alegrarme y compartir la noticia con vosotros, que sé que, posiblemente, os alegraréis tanto como yo.
La historia de Locas es la historia de dos mujeres (interpretadas por las actrices Ángeles González Cuerda y Maribel Jara)  que se conocen en la consulta de un psiquiátrico.
No puedo contaros mucho sobre la obra (de momento) porque todavía no he podido ir a verla, pero prometo una reseña en cuanto tenga la oportunidad de disfrutarla. Lo que sí puedo trascribiros es la crítica aparecida en el diario “El Mundo” el pasado 29 de octubre cuando la incluyó en el Topmetrópoli como uno de “los cinco mejores duelos teatrales de la cartelera”
“Posiblemente, los nombres de Ángeles González y Maribel Jara ─señalaba el diario─ no digan mucho a los espectadores. Sin embargo, estas actrices curtidas en el circuito alternativo realizan un magnífico trabajo en esta obra sobre la locura y los recursos que utiliza nuestra mente para enfrentarse a la realidad”
No me cabe duda, así a ojos cerrados, de que es una obra altamente recomendable. No obstante, si os apetece saber algo más sobre ella aquí tenéis el enlace al blog de la compañía "Teatro a cuestas" y si queréis verla en la capital, podéis reservar vuestras entradas aquí. Aunque algo me dice que la cosa no se va a quedar en Madrid, y que vamos a poder verla representada también en otras ciudades de nuestro país.
Les deseo un buen montón de éxitos, y que no se dejen amilanar por aquello de que el teatro es un mundo complicado, o que el momento pueda ser especialmente duro, porque como decía aquel sabio griego, la belleza está en lo difícil. Y evidentemente el triunfo es para los valientes.

martes, noviembre 16, 2010

¿Por qué escribo?

Esa faceta tuya no la conocía yo. Madre mía, ¿de dónde sacas el tiempo?

Me lo suelen decir de vez en cuando algunas personas de mi entorno (sobre todo compañeros de trabajo) cuando se enteran de que me gusta escribir. Y esa observación no deja de sorprenderme, porque siempre he pensado que cuando algo te hace disfrutar, sacas tiempo hasta de debajo de las piedras para dedicarte a ello. Y a mí no es que me guste escribir: es que lo necesito. No hay más.

Sé que jamás me ganaré la vida con esto. Pero es que no lo hago por dinero.
Sé que hay muchísima gente que escribe, con talento a raudales, y me alegro de que así sea, porque es un síntoma de la buena salud cultural de una sociedad. Tampoco lo hago por reconocimiento.
No es exactamente una afición. 
A veces ha podido ser incluso una terapia, pero tampoco es exactamente por eso.

Escribo porque necesito contar parte de la vida que fluye dentro de mí.

Y mejor o peor relatadas, con más o menos acierto, con o sin chispa, con mejor o peor estilo, lo realmente cierto es que, aquellas historias que tú no cuentes, nadie podrá contarlas por ti.

Me gusta escribir como me gusta llenarme los pulmones de aire fresco en mitad del monte, o beber agua de la palma de mi mano en el nacimiento de un río. De la misma manera que me puedo quedar varios minutos observando una hoja en el suelo, en pleno otoño. Igual que disfruto hundiendo mis pies en la arena en las noches de verano, junto a una playa. Como me absorbe el vuelo de una abeja sobre las flores de mis macetas.
Me da serenidad. Me reconcilia con el tiempo que no me dedico.

Me sorprende el poder de las historias para inventarse a sí mismas. A veces tengo la impresión de ser un simple medium, que pone sus manos como vínculo entre dos mundos que no sabrían conectarse de otra forma. Porque en muchísimas ocasiones, yo sólo invento las primeras frases, y el resto se escriben solas, y hasta discurren por caminos que yo jamás habría imaginado.

Sí, lo confieso. La mayor parte de las veces escribo por curiosidad. Para saber de una vez por todas cómo terminaba aquella historia.

jueves, noviembre 11, 2010

Regalos imaginarios

Hace un tiempo que Irene ha inventado un nuevo juego: los regalos imaginarios. 
De vez en cuando se acerca con las manos juntas y nos entrega un paquete invisible que -por supuesto- viene perfectamente guardado en una caja de colores y con un lazo encima. 
Hay que abrirlos con mucha emoción y es importante sorprenderse mucho y decir en voz alta lo que hay dentro. Cuantos más detalles se den, mucho mejor. Luego se deben dar las gracias y corresponder con otro regalo.
Al principio dentro de los paquetes solíamos encontrar cuerdas para saltar, muñecas, flores... Pero ahora la cosa se ha perfeccionado tanto que los regalos son a la carta:
Antes de entregárnoslo siempre nos pregunta: ¿qué regalo quieres? supongo que para evitar que cada uno nos imaginemos una cosa diferente...
Os haréis una idea de lo contentos que andamos dando y recibiendo regalos todo el día, regalos que además tienen múltiples ventajas: no ocupan espacio, siempre parecen nuevos, es muy fácil acertar, y son total y absolutamente gratis. Por el momento no les conocemos inconvenientes.
Os animo a que os apuntéis a la nueva moda de los regalos imaginarios. Es una de las formas más sencillas que conozco de arrancar una sonrisa.

martes, noviembre 09, 2010

La luciérnaga

Una noche, en el huerto, vi una luciérnaga. Me sorprendió su brillo, muy tenue, revoloteando a unos metros de mí, como una pequeña estrella. Nunca había visto una luciérnaga, y hasta ese momento las consideraba casi como un animal mitológico. Tal vez por eso, después de seguir su vuelo durante un par de minutos, pensé que sería oportuno formular un deseo. Han pasado más de quince años desde entonces, pero todavía no he perdido la esperanza.
Tal vez las luciérnagas no tengan la capacidad de conceder deseos. Es probable que tampoco las estrellas fugaces, los dientes de león, o las velas de cumpleaños. Pero yo seguiré con la ilusión intacta. No pierdo nada por cerrar los ojos, cuando me tumbo en la cama cada noche, y dejar que mi imaginación vuele y brille igual que la luciérnaga.
Porque al final ¿qué es la vida sino una colección de ilusiones con las que soñar a diario? Para mí, la magia de cada día consiste en saber descubrir ese deseo que aún tenemos pendiente de cumplir.

viernes, noviembre 05, 2010

Relatos en Punto Radio


Hace ya un par de meses que comenzamos con el proyecto, y aunque ya lo había dejado caer en algún post anterior, hoy retomo el tema para contaros nuestra experiencia radiofónica.
El Club de Escritura "La Biblioteca" tiene un pequeño espacio en las ondas. Los lunes y martes, entre las ocho menos cuarto y las ocho de la tarde, podéis escuchar nuestros relatos y poemas en Punto Radio Albacete dentro del programa "Queremos Hablar", de la mano de la encantadora María García. Y aquí tenéis un par de fotos para que veáis lo profesionales que nos ponemos, cascos incluidos.






La fotógrafa es nuestra compañera Toñi, y además de Alicia (encima del texto) y yo misma (la mujer de rojo) podéis disfrutar también de los estupendos relatos de Pepi, José María, Gracia, la propia Toñi, y muy pronto también de Teresa.
Os garantizo que tod@s ell@s son escritor@s que merece la pena descubrir.
Y mucho me temo que los que faltan no se van a librar de la foto tan fácilmente...



Si entre tanto queréis descubrir los textos de la gente del Club de Escritura, no dejéis de pasaros por nuestro blog. Y si además nos dejáis un comentario, os aseguro que nos hará mucha ilusión.

PD. Las fotos las he robado descaradamente del blog http://floresdedientedeleon.blogspot.com/. Gracias Toñi, y espero que no te importe  ;P

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde