jueves, noviembre 11, 2010

Regalos imaginarios

Hace un tiempo que Irene ha inventado un nuevo juego: los regalos imaginarios. 
De vez en cuando se acerca con las manos juntas y nos entrega un paquete invisible que -por supuesto- viene perfectamente guardado en una caja de colores y con un lazo encima. 
Hay que abrirlos con mucha emoción y es importante sorprenderse mucho y decir en voz alta lo que hay dentro. Cuantos más detalles se den, mucho mejor. Luego se deben dar las gracias y corresponder con otro regalo.
Al principio dentro de los paquetes solíamos encontrar cuerdas para saltar, muñecas, flores... Pero ahora la cosa se ha perfeccionado tanto que los regalos son a la carta:
Antes de entregárnoslo siempre nos pregunta: ¿qué regalo quieres? supongo que para evitar que cada uno nos imaginemos una cosa diferente...
Os haréis una idea de lo contentos que andamos dando y recibiendo regalos todo el día, regalos que además tienen múltiples ventajas: no ocupan espacio, siempre parecen nuevos, es muy fácil acertar, y son total y absolutamente gratis. Por el momento no les conocemos inconvenientes.
Os animo a que os apuntéis a la nueva moda de los regalos imaginarios. Es una de las formas más sencillas que conozco de arrancar una sonrisa.

4 comentarios:

  1. Pues imaginate una cajita preciosa, con un lazo de lunares, un hada en la tapa y un montón de momentos felices dentro. Si ya se que me he puesto muy cursi, pero es que yo te regalaría eso. (Perdon por la falta de acentos, mi ordenador se ha puesto en huelga) Besitos. Pepi.

    ResponderEliminar
  2. No es cursi Pepi, y me gusta mucho tu regalo. Otra caja igual pero muchísimo más grande para ti.
    Y de los acentos no te preocupes mucho. Que ahora, como nos cambian las normas de ortografía cada dos por tres, ya no hay quien los ponga en su sitio.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Mi hijo también nos hace regalitos de estos, los prepara y los reparte. Es para comérselo.

    ResponderEliminar
  4. Es increíble la cantidad de imaginación y de ternura que guardan en esas pequeñas cabezas. Creo que nunca dejan de sorprendernos.
    Gracias por la visita, mamareciente. Como ves, tu blog está entre mis favoritos, aunque no suela comentar en él.

    ResponderEliminar

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde