miércoles, diciembre 29, 2010

Feliz 2011


Estamos a punto de finalizar el año, comienza uno nuevo, y es casi inevitable proyectar nuestras ilusiones y las ganas de iniciar nuevos caminos sobre estos meses todavía sin escribir.

Este tampoco ha sido un año fácil, y creo que lo terminamos con la sensación de que esta crisis va para largo, y con muy poco ánimo (o al menos así es por mi parte). Pero como lamentarse no sirve para nada, vamos a intentar pensar en positivo. Vamos a formular nuestros deseos, como cada mes de enero, nuestros propósitos de mejora, vamos a hacer los rituales de costumbre, para atraer la prosperidad, la energía positiva y la esperanza a nuestras vidas. Y vamos a aprovechar la ocasión para renacer una vez más.

Este año nos traerá como siempre sorpresas agradables y algún que otro disgusto. Espero de corazón que lo positivo gane por goleada y en eso es en lo que tenemos que concentrarnos.

En mi entorno de amigos, esta primavera, casi con toda seguridad que llegará alguien muy especial desde China. Después de una espera de más de seis años, esta llegada  alegrará a una familia a la que queremos mucho y que ya se merecen un desenlace feliz en esta historia. Sé que lo han pasado mal por toda la incertidumbre con la que se ha desarrollado el proceso, pero por eso mismo estoy segura de que, en la recta final, sus ilusiones estarán más cargadas que nunca, y vivirán el encuentro con una alegría inmensa.

En lo profesional espero cambios, nunca si sabe en qué dirección, pero vendrán cambios importantes; en lo personal me conformo con conservar la estabilidad y seguir avanzando.

Este año comenzará también la aventura del colegio para Irene, con todo lo que ello implica de reorganización y adaptación a sus nuevos horarios. Una nueva etapa para ella, que se nos hace mayor sin darnos cuenta. Y tengo que confesar que en mi situación, con bastantes probabilidades de que no tenga más hijos, la idea de que se me haga "grande" me deja un nudo en la garganta que se me hace difícil de digerir.

En fin, que este nuevo comienzo de año nos sirva de estímulo para seguir mirando hacia delante, para coger fuerzas y arrancar de nuevo, con la certeza de que, dentro de un año, seremos capaces de hacer un balance positivo de estos doce meses que vamos a inaugurar.


Que disfrutéis de la noche de fin de año y que tengáis un

FELIZ 2011

pero sobre todo, ojalá que podamos seguir compartiéndolo juntos como hasta ahora.


Un beso muy grande y un brindis por los buenos momentos que el futuro nos tiene guardados






miércoles, diciembre 22, 2010

De oruga a mariposa

Sigo aquí, y sigo sin demasiadas cosas que contar.
Mejor dicho, sin demasiadas cosas alegres que contar.
Me he propuesto no volver a escribir mientras no tenga algo optimista que decir, y de momento lo único que me esperanza es que sé que solamente estoy pasando por una nueva fase de mi vida, que todo esto pasará más pronto que tarde, y que llegará el día en el que esta oruga se convierta en una mariposa fuerte, mucho más fuerte y más sabia.
De momento aquí sigo, dentro de mi crisálida.

Sé que seguís ahí a pesar del silencio. Y me alegra sentiros cerca.

Un abrazo.

viernes, diciembre 03, 2010

Necesito darme un tiempo

Cuando abrí este blog, allá por abril de 2008, yo tenía unas circunstancias, unas expectativas, unos sueños y alguna que otra ilusión.
Luego el tiempo siguió su curso, como hace siempre el muy suyo, y todo fue cambiando de forma más o menos sutil.
El blog se ha ido trasnformando según yo misma evolucionaba, y los contenidos han seguido los vaivenes de mis propios estados de ánimo. Es lo natural, al fin y al cabo. Lo esperado.
Últimamente, y os aseguro que ese últimamente es un periodo de tiempo lo suficientemente largo como para haber sopesado bien los pros y los contras, ya no tengo la misma ilusión por seguir publicando nuevas entradas.
No me gustaría que éste se convirtiese en uno de esos blogs que mueren por abandono porque ya nadie los actualiza. No me gustan las despedidas que nunca se hacen. Porque, aunque pocos, sé que algunos habéis al otro lado de estas líneas, y no me encontraría cómoda silenciando el blog sin más.
Os debo al menos una despedida en condiciones. Por gratitud ante todo. Por las veces que me habéis hecho sonreír, o que me he sentido escuchada.
Os debo como mínimo un hasta pronto, un hasta siempre, o un hasta no se sabe cuando.
Os lo debo por el cariño que me habéis demostrado. Porque la mayoría sois mis amigas, y os quiero un montón.
La duda que me queda, en cualquier caso, es si dejar el blog abierto, o cerrarlo definitivamente y liberar espacio en la web.
De momento empezaré por tomarme un descanso.

Prometo volver, aunque solo sea para contaros las conclusiones.

Hasta entonces os mando un beso muy grande.

miércoles, diciembre 01, 2010

INCERTIDUMBRE


 Dichosa palabrita, parece que se haya puesto de moda…

Y lo cierto es que últimamente tengo la sensación de andar todo el día en mitad de una  niebla de incertidumbre.
Cambios, demasiados cambios, que hacen que cada mañana tenga que volver a preguntarme quien soy en realidad, si sigo siendo la misma que era ayer, o si en algún momento he sabido quien era.
Todo cambia, como un torbellino. A velocidades que cuesta digerir, y sin tiempo de réplica.
Y lo peor de tantos cambios es la parálisis.

El miedo a cometer errores, la desorientación… a veces me dan ganas de agarrarme a la silla porque pienso que en cualquier momento va a salir volando.                                                                                                                                                                                              Lo segundo peor es saber de antemano que los cambios seguirán adelante, al menos por unos meses más…


 INCERTIDUMBRE

 No tener certeza de nada.

Y el vértigo que ella implica…

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde