martes, enero 11, 2011

Ensayo y error

El día que deje de equivocarme, dejaré de aprender.
El día que deje de aprender, no tendré nada que hacer aquí.
El error es el mejor maestro,
y ya se sabe que equivocarse es de sabios.
Sí, ya sé que el refrán habla de rectificar,
pero para rectificar habrá que equivocarse antes ¿no?

Y por encima de todo,
mis errores me enseñan a ser más benevolente
con los tropiezos ajenos.

Asumir que no se es perfecto es dar pequeños pasos en el camino para ser feliz. Y es que a veces nosotros mismos somos nuestros peores jueces.

3 comentarios:

  1. Estaba necesitando leer justo esto. Gracias.
    Un supersaludo

    ResponderEliminar
  2. No te das una idea de lo que me identifico con tu reflexión, en estos precisos momentos sin ir más lejos. Me equivoco, me equivoco y me equivoco y después me torturo hasta no poder más. ¿Será que tienes algo de adivina mi querida amiga?. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que os haya servido. Debe ser un virus.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde