viernes, marzo 11, 2011

Francisca Gata y la felina que escribe

El pasado verano me reconcilié con la poesía gracias a un libro de Francisca Gata Amate (El felino dormido) que andaba por casa esperando a que llegara mi momento para descubrirlo.
Hay épocas en las que solo apetece leer poesía, y en agosto el cuerpo me pedía versos como si fuesen agua. Poemas a la hora de la siesta, o en la playa, mezclados con arena y gaviotas.
Así descubrí versos como éstos:


Y entonces yo ya no era nadie,
la aguja que me cosió a tu vida se quebró,
no, no era nadie
y a quien culpar, si desgajada, si toda consumida,
si nadie yo y tú negando las pavesas.
Nadie, ya ves. Yo no era nadie.

Francisca Gata (El felino dormido)


Y yo replicaba a mi modo


De olvido es la lápida
con la que escondes
mis jirones de polvo.

El pasado es niebla
y en tus labios,
otro sabor sonríe.

Sólo fui una grieta,
un error,
un desastre.
Lava fósil
de un volcán dormido
en mitad del silencio.
.
Derramándome entre los huecos
quebrados de tus palabras.

(Yo que te soñé tanto,
y hoy no soy ni memoria)


Y es que suele ocurrirme que, cuando un autor me llega, me despierta las ganas de escribir. Y la vena poética me llegó hasta el otoño, para luego llegar a la conclusión (de nuevo) de que esto no es lo mío (¿y qué es lo mío?) y que este mundo es muchísimo más complejo de lo que puedo llegar a imaginar.

Hoy he vuelto a buscar a Francisca Gata en la Biblioteca. Esta vez sus versos me llamaban desde un libro llamado "Creación". 
Y el día 31 de marzo espero escucharla recitar en "la Saramago", junto con Lucía Plaza, Gracia Aguilar y Nieves Soriano.

Imagino que habrá efectos secundarios.

12 comentarios:

  1. Espero que sigas teniendo esos efectos secundarios... a mí me gustan.
    Un beso
    Nieves J.

    ResponderEliminar
  2. A mi también

    Besos Ana

    ResponderEliminar
  3. -¿Y que es lo mio?...
    Hacer que alguien se emocione, como lo he hecho yo al leerte.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Nieves, Ana y Pepi. Da gusto con vosotras.

    ResponderEliminar
  5. Ultimamente estoy como plana. Me encantaria tener efectos secundarios como los tuyos.
    Un supersaludo

    ResponderEliminar
  6. ¡Por fin encontré el botoncito!
    Bonitos efectos secundarios, sigue asi.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  7. Superwoman, se te echaba de menos. Ya verás como se te pasa la racha, aunque a veces la planicie es síntoma de tranquilidad, y eso es bueno de vez en cuando.

    Alicia, me alegro de que hayas dado por fin con él. Estar, estaba, aunque con tanto lío confieso que no es sencillo encontrarlo a la primera.

    Un besos guapas

    ResponderEliminar
  8. Hola Paula:

    Acabo de llegar a tu blog y me ha encantado!!! y que graciosa la foto del peque que tienes en la cabecera!!!

    Pasaré a leerte siempre que pueda...si quieres conocerme, visitame en mi blog http://creciendocondavid.blogspot.com/

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Paula, se me olvidó preguntarlo ¿el bebé de la foto es tu niña?. Es que está dulcemente genial.

    ResponderEliminar
  10. Hola Ana, bienvenida. Siempre es una alegría tener visitas nuevas. Espero seguir viendote por aquí. Me ha gustado tu blog, a ver si lo enlazo al mío.

    Pepi, sí es mi peque, aunque la foto ya tiene su tiempo. Fue la primera vez que probó la sopa, y como en eso ha salido a su padre, estaba lamiendo el plato. La verdad es que hemos tenido mucha suerte porque come muy bien y le gusta prácticamente todo. Pero la sopa de cocido... eso es pasión.

    ResponderEliminar
  11. Soy Francisca Gata y te agradezco el piropo. Permíteme recomendar mi blog franciscagataamate.blogia.com/

    ResponderEliminar
  12. Visitantes de lujo que tiene este blog... Gracias por pasarte por aquí.
    Y sigue escribiendo versos tan estupendos, que el mundo necesita más poesía que nunca tal y como andan los tiempos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde