domingo, abril 10, 2011

POR FIN VACACIONES

Estamos en Barajas, acabamos de llegar al hotel que hemos reservado para esta noche, y me parece mentira que ya estemos de vacaciones.
Y es que la semana ha sido para enmarcarla en el trabajo. Sólo os diré que si no hubiese tenido reservado y pagado el vuelo desde hace un mes, probablemente habría optado por aplazarlas de lo agobiada que estaba estos días.
He trabajado como una burra para sacar adelante todo el trabajo que había pendiente. Para colmo una de mis compañeras no pudo venir a la oficina ni el martes ni el jueves, por temas de salud, y el otro compañero (somos tres) tenía vacaciones el miércoles jueves y viernes.
Con tanta tensión acumulada mis cervicales comenzaron a darme señales de alarma. El martes estaba ligeramente mareada, e incluso llegué a tener temblores en las manos y taquicardias (no dramatizo, yo también me asusté) Llegué a plantearme seriamente si me merece la pena seguir viviendo así.
Trabajé mañana y tarde de lunes a viernes e incluso el sábado estuve rematando flecos para dejarme todo el trabajo organizado y repartido. Al menos me voy tranquila, y con la sensación de que debo relajarme y disfrutar de estos días. Por mi propia salud, evidentemente, pero también porque se lo debo a mi marido y mi hija.
Por fin tenemos dos semanas para nosotros solos, y estos días que estaremos de viaje los vamos a aprovechar al máximo, no solo para hacer turismo, sino para disfrutar de nuestro tiempo juntos, para convivir 24 horas al día, sin obligaciones, sin horarios, sin más responsabilidad que cuidarnos mutuamente.
Y al volver, ya veremos lo que pasa. Tengo que tomar una decisión y no tengo valor para hacerlo. Pero lo que es evidente es que no me apetece seguir llevando este ritmo de vida.
La crisis endurece las condiciones laborales, y hablar de conciliación familiar en estos tiempos es para que te tomen a broma poco más o menos.
Y en septiembre Irene comienza el colegio y no me gustaría seguir siendo una madre ausente.

De momento voy a concentrarme en lo inminente. Mañana tomaremos un avión a Gran Canaria y me he propuesto seriamente desconectar de todo.
El punto freaky del día lo hemos puesto en el desplazamiento desde Atocha a Barajas, cargados con dos maletas y cuatro bultos más, y la peque... viajando en Roncato como una reina. ¡Para comersela!

1 comentario:

  1. Pásalo genial, disfruta y desconecta, a la vuelta lo verás todo más claro

    ResponderEliminar

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde