martes, mayo 31, 2011

Nostalgia de verano azul

Si naciste en los setenta, o incluso antes, seguro que esto te suena.


Pero lo mejor es que empiece a contar la historia por el principio...

Hoy ha sido festivo en Castilla La Mancha, y aprovechando que, a pesar de las nubes, hacía un día estupendo para pasarlo al aire libre, hemos ido a la parcela a comer con los abuelos y de paso dejar que la peque se "asilvestre" un poco y haga algo de ejercicio.

¿Sólo la peque? Pues no, para que nos vamos a engañar.

El detonante ha sido unas azucenas preciosas que florecieron la semana pasada y que yo quería fotografiar para colgar en el blog. El problema es que se nos había olvidado la cámara de fotos, y en la casa no había ninguna. Ni siquiera llevábamos encima la blackberry para hacer un sucedáneo de foto. Nada de nada.
Ya estaba casi resignada a quedarme sin la foto de las azucenas cuando mi marido, medio en serio, medio en broma dice:
-Si quieres cogemos las bicis, las arreglamos y vamos a Albacete a coger la cámara.
Y que queréis que os diga, yo es que veo una BH y me entra la vena nostálgica... y la idea de un paseo en bici, con el tiempo tan perfecto que hacía, me apetecía un montón.
Así que, después de quitarles las telarañas (textualmente) a las bicicletas, hincharles las ruedas y comprobar que no perdían aire, ni cortos ni perezosos acá que nos hemos venido por esos caminos tan llenos de baches, subidos en nuestras bicicletas-retro.
Muy friki, lo sé, pero ¿qué queréis que os diga? nos lo pedía el cuerpo. Será la nostalgia de verano azul o algo así.
A decir verdad, yo tenía serias dudas de que aguantasen todo el camino, pero vaya si han aguantado. Y es que yo no sé qué tienen estas bicis que parece que estuviesen hechas para durar toda la vida.
Al final media horita de ida y media horita de vuelta. Sin contar con los estragos que los baches han hecho en semejante sitio (malditos muelles de amortiguación) por lo demás, la experiencia muy agradable.

Y yo creo que al final, las fotos también han merecido la pena. Aquí os dejo una muestra para que juzguéis vosotros mismos.


 De izquierda a derecha, y de arriba a abajo, fucsia, adelfa, rosa, geranio, azucena y boca de dragón.

Y lo mejor para el final... Una sorpresa entre las ramas de la morera:


lunes, mayo 30, 2011

Lori Meyers

Bueno, ya sabéis que de vez en cuando me gusta poner un poco de música. Hoy le toca el turno a Lori Meyers, un grupo que conocí gracias a you tube y que, la verdad, no me canso de escuchar.




Una más, porque ya sabéis lo difícil que me resulta elegir una sola canción cuando un grupo me gusta. Esta vez con la letra debajo para que podáis seguirla. Espero que os parezca tan bonita como a mí.




¿Por qué todo es tan difícil con lo fácil que es?
¿Por qué todo es tan difícil con lo fácil que es?
¿Por qué todo es tan difícil con lo fácil que es?
¿Por qué todo es tan difícil con lo fácil que es?

Y ahora no sé, se me olvidó escribirlo,
un poema de amor.
Ayúdame a sentirme mejor
y alégrame la vista con tus ojos.

Y si te miro poco a poco me enamoro,
y si te miro con visor de ojo de pez,
y esos momentos tan felices que pasamos,
espero que no nos quede nada por hacer.

¿Por qué todo es tan difícil con lo fácil que es?
¿Por qué todo es tan difícil con lo fácil que es?
¿Por qué todo es tan difícil con lo fácil que es?
¿Por qué todo es tan difícil con lo fácil que es?

Si eres feliz de corazón
seré el más fiel y buen conversador,
y compartir entre algodón
una copa para dos, 
una copa para dos,
una copa para dos ...

sábado, mayo 28, 2011

Conversaciones madre-hija

Paula: ¿Te muerdo un carrillo?
Irene: Noooo
Paula: ¿Por qué?
Irene: Porque no es de chocolate
Paula: Claro que no es de chocolate. Es de caramelo.
Irene: Nooo, no es de caramelo. Es de Irene.

viernes, mayo 27, 2011

PREMIOS

Estoy abrumada.

Llevaba unos cuantos días pensando en hacer una entrada para agraceder a siempre mamá los premios que me había dado últimamente.
Este fue el primero, y aunque se suponía que tenía que cumplir con unas normas para quedármelo, decidí "trincarlo" por el morro. Yo es que soy así, y no tengo arreglo...


El segundo también me lo dio siempre mamá. Me sorprendió de verdad, porque anda que no hay blogs divertidos por ahí, pero bueno las amigas es lo que tienen, que no suelen ser objetivas (muak)


 Esta vez sí que le prometí que haría una entrada en condiciones pero.....
pues eso, que se me fueron pasando los días y el momento no llegaba, así que, como a la tercera va la vencida, y como me veía un poco pochilla estos días, anoche mismo me concedió EN EXCLUSIVA. 

Premio Talento y Sentimientos, 


Y ¿qué queréis que os diga? Que este me ha emocionado de verdad, porque sé que lo hace con el corazón.

Pero no penséis que la cosa termina aquí, que va... Porque parece ser que hay una epidemia o algo así, y hace un ratito, al volver del trabajo, me he asomado a leer el blog de Susana, que se llama casi igual que el mío, pero es muchísimo más divertido (lascosasdemipaula.blogspot.com) ¡¡Y me encuentro con otro premio!!


Y ahí es cuando he dicho: Paula, ya está bien... ha llegado la hora de ser AGRADECIDA y aunque no soy yo de cumplir las bases a rajatabla (indisciplina pura y dura) voy a hacer un especial a ver qué os parece.

He pensado que voy a nominar a cuatro blogs a los que les iría bien cada uno de los premios.

- En el primero podría incluir a cualquiera de los que tengo enlazados en mi blogroll (bonito palabro) pero si me tuviese que decantar por uno sería Me crecen los enanos, por engancharme a este mundillo virtual. Por las discusiones que nos hemos echado por ahí sobre lactancia, Estivill, crianza... Por todo lo que he aprendido allí en estos tres años, por la gente que conocí  (Superwoman, Zaragozana, Cris...) Va por todos vosotros, porque si el blog me encanta es tanto por madre reciente como por los comentaristas.

- El segundo le va como anillo al dedo a Susana, porque es una mujer capaz de poner una sonrisa a cada día, porque es una luchadora y porque tiene muy buen gusto para la ropa (y no quiero polémicas ¿eh? jajaja) Además es mi vecina en City Ville (pedazo del alcaldesa que está hecha, aunque sea en plan virtual) Pues eso, que no sé que tiene tu blog que a veces me parto, y que engancha, ya te lo dije...

- El tercero encaja con muchísimos blogs de los que frecuento. Pero lo que me pide el cuerpo es darselo al Club de Escritura la Biblioteca, incluyendo en él a la propia siempre mamá (aunque allí se llame Ana, supongo que para disimular ;) a Toñi la de los dientes de león, a Pepi, a Nieves, a Gracia, a Alicia, a Teresa, a Diana, a Jose Arístides, a José María, Miguel Angel, Julio, Mercedes, Cristina, Enrique... ¿me dejo a alguien? espero que no... Os animo a que lo visitéis.

- ¿Y el último? Pues como creo que este aún no lo tiene, y ella sí que es un sol de verdad, se lo entrego a A veces mujer, siempre mamá, y por extensión a todos los que me habéis animado esta semana, ya sea a través del blog o personalmente.  Un beso muy grande a todos.

No hace falta ni que lo diga, pero podéis trincar el premio directamente sin tener que cumplir con ningún requisito. Así no tendréis la tentación de indisciplinaros.

Un beso grandote, y a pasar un buen fin de semana.


Edito para aclarar un pequeño malentendido, porque al parecer el premio que me dio Susana no fue el que publiqué, sino este otro




Pero vamos, que me ha dado permiso para quedarme con los dos, porque el primero lo tiene repe. A mí me gustan los dos, así que.... pa la saca

Plantas de interior

Sí, lo sé, la calidad de la foto que he tomado con el móvil es impresentable, pero hoy me apetecía subirla al blog porque esta, es mucho más que una planta. Es un símbolo.
Compré esta planta el pasado invierno. Ni siquiera sé su nombre, me atrajo porque parecía fuerte y porque el color intenso de sus hojas me daría energías para el día a día. La coloqué en mi despacho, justo frente a mi mesa para poderla mirar cada vez que levantase los ojos del trabajo.
Los comienzos fueron muy duros para ella. Con frecuencia se nos olvidaba regarla, y muchos lunes cuando llegábamos a la oficina estaba sedienta y con sus hojas caídas.
Poco a poco cogí una rutina de riego, y creo que ella también se fue haciendo cada vez más fuerte, hasta que hace unos días, nos regaló esta preciosa flor blanca.
Fue el viernes pasado cuando se abrió completamente, y tiene un olor dulzón que me encanta. Además las hojas están preciosas; no se aprecia del todo bien en la fotografía, pero brillan.

Como veis, la primavera ha llegado también a mi oficina.

viernes, mayo 20, 2011

Un mal día

Hoy he tenido un día de los que te hacen cuestionarte qué hace una chica como tú en un sitio como éste. 
Dice la cita anónima que uso como leyenda en la cabecera de este blog, que los gusanos llaman crisis al nacimiento de las mariposas. Pues bien, hay días que me los paso haciendo el capullo (con perdón) en el más amplio sentido de la palabra.
Y es que, yo no sé si es que vamos acumulando tensión y cansancio a lo largo de toda la semana, pero últimamente los viernes son fuente de problemas, malestares, quejas...
Estoy agotada, y no me refiero a agotamiento físico o a un cansancio de los que se curan parando un par de días. Estoy agotada desde un punto de vista existencial.
Tengo la sensación de que llegué a mi trabajo siguiendo un camino que desde el comienzo me fue ajeno, dejándome llevar por la inercia. Estudié una carrera que no me atraía (la dichosa utilidad) y comencé a trabajar sin saber exactamente si era esto lo que quería o no. 
Siempre me he sentido como pez fuera del agua, trabajando con honestidad y con esfuerzo, pero sin acabar de verme ahí, sin identificarme al cien por cien con el perfil que se supone de alguien que se sienta en mi mesa.
Y últimamente me falta el oxígeno demasiadas veces.
Cuando pienso en todo esto me parece evidente que he llegado al final de un ciclo, pero al mismo tiempo, el pánico a lo desconocido me hace posponer el momento, mientras los días no dejan de pasar. Y cada vez me siento más mayor y con menos posibilidades de reacción.
Me siento muy perdida, no sé por donde tendría que comenzar a cambiar las cosas, pero tengo muy claro que no puedo seguir así porque no solo me estoy haciendo daño yo, sino que también estoy dañando a las personas que están a mi alrededor.
Me gustaría que este gesto de sinceridad conmigo misma, aun con el riesgo que conlleva desnudarme en público, sea el primer paso para hacer que algo se remueva dentro de mí y me dé la fuerza suficiente para cambiar las cosas.
No sé por qué, pero tengo la sensación de que empiezan a brotarme las alas.


PD. Os debía una entrada sobre la Semana Internacional por el Parto Respetado, pero no me he sentido con fuerzas para escribirla como me habría gustado. Tal vez más adelante.

martes, mayo 17, 2011

Lovefield

Me envía mi amiga Pepi este enlace por correo y me ha parecido muy apropiado para compartirlo aquí, justamente en esta semana.
No voy a comentar nada para no romper el suspense. Mañana os cuento un par de cosillas que me vienen al pelo con algo que tenía preparado sobre este tema.

Espero que os guste.


domingo, mayo 15, 2011

Encuentro literario en el Nido del Arte

Anoche conseguí escaparme un rato y me pasé por el Nido del Arte para disfrutar de un poco de poesía. Me enteré del recital gracias a la chica de los dientes de león  y como me viene ocurriendo últimamente cuando escucho poesía, me emocionó un pelín más de lo socialmente aceptable :P
El Nido del Arte, para los que no conozcáis Albacete, es algo más que un local de copas. Es un lugar donde siempre ha habido un hueco para la cultura desde hace más de treinta años. Un pequeño escenario, una iluminación íntima y una decoración muy especial (con instrumentos musicales colgados de las paredes) hacen de este local un rincón indóneo para desconectar del mundanal ruido.
Cuatro poetas y un novelista reunía a cinco escritores de los que te recuerdan el estupendo nivel literario que tiene esta pequeña ciudad.
Me apetecía este recital por muchos motivos.
Primero por escuchar a Rubén Martín, que ha sido una revelación después de recibir en 2010 el Premio Adonais y el Premio Ojo Crítico de Poesía. Había leído algo de su poesía en su blog, "La Pluma de Barro", pero como digo, tenía curiosidad por escucharle en directo, por oírle recitar (que no es tan fácil) y no me defraudó.
También tenía muchas ganas de escuchar a Luis Martínez-Falero, poeta al que le tengo un afecto especial, porque tuve el placer de conocerle (y descubrirle) hace muchos años. Fue una de las primeras personas (fuera de mi círculo familiar, se entiende) que me animó a escribir. De él aprendí el gusto por los sonetos, que abundan en su primer libro (Memoria del destierro) y tras leer Plenitud de la Materia aprendí que detrás de un poema debe haber algo más que inspiración. Sobre todo trabajo y mucho sentido crítico.
Andrés García Cerdán fue para mí un descubrimiento, y me gustó la sencillez de sus versos, tan descriptivos y visuales.
Por último, Arturo Tendero fue el que tuvo la habilidad de emocionarme con unos versos directos, sin artificios, sensibles pero sin sensiblería.
Tengo que reconocer un pecadillo, y es que me tuve que marchar en el descanso, porque mi escapada no se podía alargar hasta las tantas, y no precisamente por falta de ganas. Me quedé a medias, pero eso es buen síntoma, porque significa que repetiré en cuanto se me presente la ocasión.
Estoy esperando que Luis Martínez-Falero presente su nuevo libro, Fundido en blanco, y espero que pueda firmarmelo. Ayer me habría gustado saludarle pero estaba ocupado charlando con su gente y no me pareció oportuno asaltarlo en plan "fan alocada".
 Ahora bien, de la próxima no se libra. En secreto os diré que, si algún día cometo la imprudencia de publicar un libro de poesía, me haría mucha ilusión que me lo presentase.

You´ve got a friend

De esta canción se han grabado muchas versiones, pero si tengo que escoger una me quedo con ésta, la de James Taylor. ¿Por qué? Pues quizás porque es tan sencilla que consigue que uno se fije más en la letra, que es lo que tantas veces nos gustaría poder decir, y que a veces no encontramos la manera.



Incluso si no te gusta este tipo de música, quédate con el mensaje.

martes, mayo 10, 2011

Un relato mío publicado en La Tribuna

Una entrada rápida para contaros que este domingo me publicaron un relato en La Tribuna de Albacete.
El relato en cuestión es se titula "Un último uso"  (lo colgué en el blog hace dos meses) y ha sido ilustrado para la ocasión con muchísimo talento por Josefina Iniesta Albarracín.
Se trata de una sección dominical del periódico en la cual aparece en la página de la izquierda un relato de alrededor de 3700 caracteres, ilustrado por la gente de la Escuela de Ilustración de Albacete. En la página de la derecha se recogen reseñas de libros y haikus.
Los trabajos se pueden ver también en triadaultramarina.com. Os aconsejo especialmente la ilustración, muy acertada.
Es la segunda vez que alguien ilustra un relato mío, y la sensación en ambos casos ha sido de que han sabido captar estupendamente la esencia de la historia.
Me habría gustado contarlo antes, pero es que pensaba que me avisarían, me confié, y al final yo misma me enteré ayer. Menos mal que me he podido hacer con tres ejemplares del periódico que guardaré para la posteridad.
Espero que disfrutéis leyendo el relato (o releyendolo) tanto como yo disfruté escribiéndolo. Me consta que más de uno se ha sentido identificado con la historia ;)http://www.triadaultramarina.com/?p=847

sábado, mayo 07, 2011

El deseo de ser padres

Dicen que el deseo de ser padres es algo primitivo, que parte de nuestro lado irracional, y que es muy difícil de contener.
Tal vez sea por eso tan difícil de encajar cuando se desea tanto tener un hijo y, por los motivos que sea, la naturaleza se empeña en negartelo.

Me considero una persona afortunada por haber nacido en esta época. Hoy la ciencia está lo suficientemente avanzada como para ayudar a cumplir sueños que antes eran prácticamente irrealizables.
También soy afortunada por vivir en un país en donde se puede acceder a técnicas de fertilidad a través de la Seguridad Social.

Dentro de pocos días se cumplirán cuatro años del día en que concebimos a nuestra hija. Fue un doce de mayo. Era sábado, y había poco tránsito por los pasillos del hospital.

Atrás quedaban los meses de pruebas médicas, de ecografías, los pinchazos en el vientre para estimular la producción de óvulos, las esperas compartidas con otras parejas a las que, como a nosotros, el sueño de ser padres se les complicaba más de lo esperado. Algunas estaban a punto de agotar los intentos y la esperanza.
Cada uno con su historia, con sus ilusiones más o menos rotas, con su ansiedad.

Han pasado cuatro años y todavía me resulta difícil hablar de aquella sensación de frustración. Es algo complicado de explicar, y creo que solo alguien que ha pasado por una experiencia similar puede entender exactamente a qué me refiero.
Una vez escribí: "Cuando deseas con todas tus fuerzas quedarte embarazada, algo tan cotidiano como la aparición de la regla puede convertirse en un drama"
Y nadie llega a entenderte. Intentan convencerte de que sin hijos también se puede ser feliz, de que disfrutes del presente, sabios consejos vistos desde lejos, pero es que no es eso lo que necesitas oír en esos momentos.
Necesitas oir que es normal sentirse triste. Que tienes todo el derecho a enfadarte con la naturaleza por ponerte las cosas difíciles. Que no es justo.
Necesitas unos médicos empáticos que no solo vean estadísticas, sino también esperanzas. Que midan sus palabras, que no te hundan con sus pronósticos.
Y necesitas llorar cuando llega otro mes y no lo has conseguido. Necesitas llorar ¿por qué llorar está tan mal visto? Y que tu pareja te abrace. Pasar un día enfadados con el mundo y después... volver a comenzar.

Recuerdo aquella época como si perteneciese a otra vida. Esa sensación de fracaso. Recuerdo un sentimiento que me avergonzaba bastante, y que intentaba corregir sin demasiado éxito: la envidia.
A nuestro alrededor parecía haber un baby boom, por la calle veía mujeres embarazadas por todas partes, y el deseo parecía convertirse cada vez más en obsesión.
Tenía los síntomas del embarazo tan somatizados que, en más de una ocasión, llegué a tener retrasos importantes (de más de una semana) Era tan sencillo que apareciese la regla como hacerme un test. A las pocas horas de ver el negativo comenzaba a sangrar como por arte de magia.
Y de nuevo la frustración.
A menudo tienes la sensación de que jamás vas a conseguirlo. Y tienes miedo de que el vacío que sientes en esos momentos se apodere de toda tu vida. Es evidente que, si hubiese tenido que vivir sin hijos, habría acabado por mentalizarme. Soy una persona muy camaleónica, con una enorme capacidad de adaptación. Pero sé que algo de mí se habría quedado en el camino. Probablemente me habría encerrado más en mí misma, me habría protegido.

He de decir que tuvimos una suerte inmensa. Contra todo pronóstico nos quedamos embarazados con la primera inseminación. Y aún así, teníamos tanto miedo al test de embarazo...
Fue otro sábado cuando vimos aquellas dos rayitas en el test. La de control firme y marcada, la de confirmación apenas una sombra. Pero no dejaba lugar a dudas. Había un bebé en camino. Esta vez sí. Unos días después, la prueba de la "beta" nos lo confirmó.
Y de repente todo lo demás se relativizó.

martes, mayo 03, 2011

¿Qué es conciliar?

La RAE define conciliar como conformar dos o más proposiciones o doctrinas al parecer contrarias. Y no deja de sorprenderme que, a estas alturas, trabajar  y tener hijos sigan considerándose proposiciones opuestas, cuando en el fondo, debería ser un asunto tan sencillo como atender a prioridades.

Creo que todo parte del hecho de que hemos perdido un poco el norte en lo que al trabajo se refiere. Deberíamos recordar, tal vez, que el trabajo es un medio para ganarse la vida. Pero no es la VIDA. Hay muchísimas más cosas en la vida de una persona que su trabajo. Y por supuesto existen otras prioridades.

Y cuando uno tiene claro donde están las prioridades, es más fácil enfocar correctamente.

Por eso han causado tanta perplejidad las desafortunadas declaraciones del ministro de trabajo cuando decía:


Si tuviera que elegir una sola medida por encima de todas las demás para estimular la igualdad y, al mismo tiempo, la eficiencia de una economía, la capacidad, la producción y la riqueza a medio y largo plazo, esa sería que todos los chicos pudieran estar escolarizados inmediatamente después de su nacimiento.

Señor ministro, me temo que anda usted bastante desenfocado.



Conciliar no tiene nada que ver con aparcar a los niños en una escuela infantil para poder seguir trabajando de inmediato.

Conciliar significa tener la opción de amamantar a nuestros hijos en exclusiva durante los seis meses que recomienda la Organización Mundial de la Salud


Conciliar implica que nadie te pregunte en una entrevista de trabajo si tienes intención de tener hijos, o que te “sugieran” no quedarte embarazada durante el primer año después de acceder a un puesto de responsabilidad.
Por supuesto, que no te presionen acerca de si debes agotar o no tu permiso de maternidad, o si te apetece solicitar una excedencia para estar con tu hijo.

Conciliar significa disfrutar de la maternidad y de la paternidad sin culpas, y por encima de todo sin miedos.

Promover la conciliación tiene como finalidad última dar a nuestros hijos la importancia que tienen en la sociedad, cambiar el eje sobre el que rotan las decisiones, las ideas, y elaborar políticas que piensen en el bienestar de nuestros hijos por encima de la capacidad productiva de sus progenitores.

Conciliar es dar alternativas, permitir que las personas puedan elegir libremente. Y que aspirar a un determinado trabajo no signifique renunciar a ser padre/madre.
Que ninguna mujer tenga miedo a perder su empleo por quedarse embarazada. Que todas sin excepción podamos hacer un paréntesis en nuestra vida laboral, sabiendo que podremos reingresar al mercado laboral cuando nuestros hijos nos necesiten menos.

A poco que lo piense, seguro que se le ocurren decenas de medidas muchísimo más baratas que la construcción de más guarderías, que lo único que harían sería aumentar la frustración de los padres, y reducir sus ganas de tener más hijos.

Porque las mujeres (y entiendo que también muchos hombres) no queremos ser “hembras de cría” cuyo único vínculo con sus hijos sea haberles parido. Queremos alimentarlos con nuestro cuerpo, queremos mimarlos, queremos cuidar de su salud, enseñarles a descubrir el mundo, escuchar sus primeras palabras, consolar sus lágrimas, ponerles límites, reir juntos, contarles cuentos, jugar…

Estoy segura de que entiende a qué me refiero.







LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde