viernes, junio 17, 2011

Mirando al cielo

Ayer era un día ideal cenar al aire libre y disfrutar de un eclipse de luna. Y sin embargo, las circunstancias solo nos permitieron verlo a medias.
Pero mira tú por donde, que donde uno busca una cosa puede encontrarse con una sorpresa diferente, y mientras caminábamos hacia casa alrededor de las once de la noche, vimos acercarse una bandada de pájaros alineados en forma de V
Cuando la bandada se acercó comprobamos que eran mucho más grandes de lo que habíamos imaginado en un primer momento ¿cigüeñas?
No... Justo encima de nuestras cabezas descubrimos que eran ¡flamencos! Preciosos, con su tono rosado, sus larguísimas patas alineadas hacia atrás y sus enormes alas.

¿Irían a la Laguna de Pétrola? Seguramente sí. Una lástima que no fuésemos capaces de hacerles una foto. A cambio dejo estas que he tomado prestadas de internet.





Sorpresas de los humedales manchegos





4 comentarios:

  1. Que momento, que belleza. Una maravilla, cuando yo los vi en la laguna de fuente de piedra me quede enamorada de su belleza.... :)

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito! Vale la pena el cambio, no? Un eclipse lunar por una bandada de flamencos! Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Gracitata, tienes razón los flamencos son de los animales más bonitos que podemos encontrar en la naturaleza. Verlos en plena ciudad tuvo además el encanto de lo inesperado.

    Ira, la verdad es que me apetecía mucho ver el eclipse. La luna siempre me ha llamado mucho la atención. Pero tienes razón, mereció la pena el cambio. Porque eclipses ya había visto alguno, pero flamencos en pleno vuelo nunca.

    Siempre mamá, tienes razón. Es maravillosa y nunca deja de sorprendernos. A veces vivimos tan sumidos en nuestro espacio tan cercano que se nos olvida la grandeza que hay a un par de pasos. Ya me he apuntado en la agenda ir a Pétrola una tarde de estas.

    Un beso a las tres

    ResponderEliminar

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde