sábado, octubre 22, 2011

Micro-Ensayo (y error) sobre la felicidad


He aprendido que para ser feliz no importa lo que tienes, ni lo que eres, sino tu actitud hacia eso.
Entonces... ¿la felicidad está relacionada con el conformismo? 
¿El ansia por mejorar está reñido con la satisfacción? 
¿Hay gente que realmente esté plenamente contenta con su vida o todo es fachada?
¿Debería bajar mis expectativas? ¿Debería aprender a saciarme con lo que tengo sin aspirar a más?
¿Se aprende a ser feliz?
A veces pienso que la felicidad es solo una especie de sombra chinesca que proyectamos sobre una pared blanca. Superficial, incompleta y demasiadas veces mentirosa. Una felicidad maquillada de sonrisas, de ratos, de telones que suben y bajan varias veces al día.
Hay quien dice que la felicidad consiste en momentos pero... ¿qué ocurre con los otros momentos? Cuando nadie nos ve, cuando nos quitamos el maquillaje (o directamente dejamos que se convierta en restregones sobre la cara) y nos miramos al espejo. 
¿Qué ocurre cuando nos bajamos del tren de alta velocidad al que vamos subidos habitualmente y nos detenemos a mirar alrededor?
Si en ese momento, todavía puedes decir sin engañarte que eres feliz, seguramente lo has conseguido.
Yo sigo trabajando en ello.

7 comentarios:

  1. niña hace tiempo que escuche a un famoso decir... la felicidad es una brisa que a veces roza mi cara...
    Y no se puede decir mas claro lo que es...
    Somos felices aparentemente.. pero realmente si te paras a mirar..uff hay muchas caretas alrededor de nosotros... y nosotros mismos tambien las llevamos.. tu cierras lo ojos y lo que mas feliz te hace es tu familia .. cuatro amigos.. y un par de cosas mas.. pues disfruta mucho de ello por que alomejor mañana no las tienes.. un beso enorme de esta amiga tuya con careta...jajaja y caradura todo hay que decirlo jajaj besos

    ResponderEliminar
  2. Qué buena frase Susana, así es. A veces pienso que precisamente los momentos más feos son los que nos hacen darle valor a los buenos.
    Otro beso para ti, con o sin careta, y un abrazo muy fuerte para tus tesoros.

    ResponderEliminar
  3. Leyendo tu micro-ensayo me he acordado de Shakespeare. ¿Ser o no ser?. Y llevamos 400 años sin respuesta.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, Paula. Yo si algo he aprendido con la edad es a intentar disfrutar de los momentos felices sin investigar ni pensar demasiado. De todas formas la vida, tal cual es, vuelve en seguida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Lo que nos relatas es un tema que de pronto se nos acerca y a veces no queremos pensar, para no sufir.
    Creo que cad día andamos en busca de la felicidad, a veces muy lejos.

    En fin, otros también pensaron en ello e hicieron unas canciones, te dejo dos de mis favoritas que hablan de la felicidad, ojalá puedas verlas.

    http://www.youtube.com/watch?v=Ka44wBAypuA

    http://videosjuanmarimontes.crearblog.com/?p=747

    saludos.

    ResponderEliminar
  6. Bueno anónimo, si empezamos con que yo a veces no sé si soy o simplemente estoy... creo que tengo para otros 400 años como mínimo.

    Teresa, sabio consejo, aunque lo de la edad ha sonado a más de lo que realmente es. La verdad es que a veces preferiría vivir más y pensar menos. Pero aún no he aprendido.

    Pamela, qué bonita la canción. No la conocía. Escuchar juntas a dos de mis cantantes favoritas es un regalo. Muchísimas gracias. Y qué razón tienen...

    Besos

    ResponderEliminar

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde