miércoles, noviembre 16, 2011

Toses y más toses

Hoy nos hemos pasado casi toda la mañana en el centro de salud. La verdad es que, lo que parecía un inocente catarro con un poco de fiebre, se está complicando por momentos con toses y más toses que no parecen calmarse con nada.
Supongo que el mayor problema es que esta chica nos tenía muy mal acostumbrados. Sus visitas al médico hasta ahora habían sido contadas, y las pocas veces que ha tenido fiebre, aparte de responder muy bien al Ibuprofeno, solía resolverse en un par de días.
Este invierno, al ser su primer año de colegio, sabíamos que iba a ser diferente. Y efectivamente, está siendolo.
Si hace quince días andábamos liados con un resfriado de nariz, con sus mocos y sus noches difíciles, esta semana el problema es básicamente la tos.
Una tos persistente y compulsiva. Una tos que nos tiene preocupados, trasteando torpemente con los aerosoles.
Mañana le hacen una radiografía ( a ver qué tal se da, y lo quieta que se está) y volvemos a la consulta para valorar como sigue. Y no sé, la verdad es que la impotencia que uno siente al no poder hacer nada para que se mejore pronto, es superior a mí. Supongo que superior a cualquiera.
Y me ha hecho recordar mi propia infancia, con todos aquellos resfriados, mi garganta que siempre estaba irritada, mis toses compulsivas, a mi padre diciéndome "respira hondo" cuando veía que no conseguía parar de toser. Aquellas inyecciones que nos ponían a todos los niños a la primera de cambio, y mi odio visceral a cualquier practicante aguja en mano. Me he acordado de la insistencia del pediatra porque me extirparan las amígdalas, y de la negativa persistente de mi madre por meterme en un quirófano, después de una mala experiencia anterior. Gracias a ella hoy todavía tengo mis hermosas anginas a las que tanto aprecio les tengo.
Y me he dado cuenta de varias cosas:
- Que es inevitable que los niños se resfríen, y que nos quedan unos cuantos años cuidando de sus "vías altas"
- Que la medicina ha cambiado radicalmente en todos estos años, y posiblemente seguirá haciendolo, lo que me lleva a pensar que nada es tan absoluto como a veces queremos creer.
- Que tengo que armarme con buenas dosis de paciencia, porque por el momento, todavía no es posible ni enfermar por ella ni sanarla a besos. Aunque, eso sí, yo lo voy a seguir intentando.

6 comentarios:

  1. :) Mucho ánimo, cuánta razón tienes... y cuántas veces he querido yo también ponerme en la piel de mi peque para pasar yo la "calentura" o curarle milagrosamente a besos. Por experiencia propia, con los años, la cosa va mejorando considerablemente. Es verdad que las noches toledanas cuando son pequeños, son tan inevitables como el respirar. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Tranquila, como tú dices, es el primer invierno en el cole.

    Yo trato de usar remedios caseros cuando la cosa está en fase de inicio y la mayor parte de las veces no va a más: para la tos, una cucharada grande de miel todos los días en el desayuno, zumo de naranja del natural.
    Y si por la noche le da la tos seca, parte a la mitad una cebolla y ponla cerca de la cabecera, la habitación apesta, literalmente, pero el peque deja de toser.
    Ánimo!

    ResponderEliminar
  3. Mucho ánimo! A mí me agobia mucho verle malito pero es lo que toca, y más si van a guarde o al cole. ¡No nos queda otra que ser fuertes y apoyar a nuestros peques!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a las tres por vuestros ánimos y por vuestra energía. Finalmente la radiografía ha puesto al descubierto que había una pequeña infección y tiene que tomar antibiótico. Esperemos que mejore pronto.
    Besos para las tres.

    ResponderEliminar
  5. Es el primer año, no te preocupes que enseguida se pasa con el antibiótico esta vez... lo otro, en dos años lo mismo, ni te acuerdas. Te lo digo yo que mis Supernenes eran los campeones olímpicos de la tos a duo y llevamos dos años sin una sola baja por ese tema.
    Un supersaludo

    ResponderEliminar
  6. Gracias Superwoman, la verdad es que ya está bastante mejor. Aunque tengo que confesar que escuchar la palabra neumonía me "acongojó".

    Besos.

    ResponderEliminar

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde