viernes, diciembre 30, 2011

Resumen 2011 y Esperanza para el 2012

Este ha sido un año extraño para mí. No sé exactamente si bueno o malo, simplemente extraño. Soy consciente de que he experimentado una evolución, he crecido, creo, o al menos me he adaptado al medio como una superviviente. Pero adaptarse no significa volar. Todavía me queda hasta que me crezcan las alas.
No sé si 2012 será mejor, igual o peor que el año que dejamos, aunque éste ha colocado el listón bastante bajo para mejorarlo. 
Quiero pensar que lo será, que todo va a cambiar desde el momento en que nos comamos la uvas, y que 2012 será el año de la ESPERANZA.




Feliz 2012


Os dejo con un resumen de lo que ha sido este año en "Paula y sus cosas", porque a veces viene bien mirar atrás para valorar el camino que se ha andado.

En enero descubrí que equivocarse es de sabios, y comencé a aprender a perdonarme a mí misma


En febrero el reloj biológico me removió sentimientos contradictorios y me obligó a reflexionar y a aceptar la realidad

En marzo empecé a espantar la niebla gracias a vosotr@s y a un letrero colgado en un gimnasio


En abril unos amigos encontraron el extremo de su hilo rojo y conocieron a Fran con sus ojos rasgados y su  sonrisa pícara

Y también hice una promesa que algún día cumpliré, y espero que ese día no esté tan lejos


En mayo la primavera llegó a mi oficina, y como dije entonces, aquella flor fue un símbolo de algo mucho más importante para mí.


En junio aprendí que, mirando al cielo y entre las ramas de los árboles, se descubren cosas maravillosas


Y en julio llegaron Ayna y el haiku... y un montón de emociones a las que todavía no he sabido poner nombre

En agosto cumplí años, tuve mi ración de sol y playa y la peque descubrió la biblioteca infantil


En septiembre, empezamos el cole, y por mi parte, aprendí que no soy nada sin toda la gente que está (o ha estado alguna vez) dentro de mi vida. Esta entrada tuvo record de visitas gracias a Susana, otra de esas personas que irradian luz, sin ni siquiera saberlo.


En octubre descubrí que la felicidad tiene algo de conformismo, y algo de fachada, y mucho de vivirla a momentos sin darle demasiadas vueltas.


En noviembre disfruté de unas minivacaciones para ejercer de mamá a tiempo completo, y me encantó


Y en diciembre llegaron proyectos, Sol de invierno... y mi niña que ya se hace grande os felicitó la Navidad, y ahora os manda toda su energía (que no es poca) para este nuevo año que pronto comienza.

Gracias por acompañarme. Sin vosotr@s todo esto no tendría ningún sentido. Un beso enorme.

Me despido con la felicitación que hacía esta tarde en twiter: 

Para el próximo año os deseo las cuatro eses: Salud, Serenidad, Suerte y mucho Sexo.

Que se os cumplan todas, en orden aleatorio.

sábado, diciembre 24, 2011

FELIZ NAVIDAD A TOD@S

Este elfo de la Navidad os quiere desear que disfrutéis al máximo de estos días, y que definitivamente en el próximo año cambien las corrientes de energía que tanto nos influyen.



Y sobre todo, no os olvidéis de SOÑAR, porque ese es el primer paso para que vuestros deseos se puedan cumplir.







FELIZ NAVIDAD

martes, diciembre 20, 2011

Sol de invierno

El domingo pasado se presentó en la librería La Popular de Albacete "Sol de Invierno", una antología de haiku en la que han colaborado 28 autores ligados a la AGHA (Asociación de la Gente del Haiku en Albacete)

Os puedo asegurar que el libro es una preciosidad, y para mí  formar parte de él ha sido no solo un placer, sino también un privilegio.





¡¡MUCHAS GRACIAS!!



jueves, diciembre 15, 2011

Jueves Trovero: Tan poquita cosa

Llevo tiempo queriendo sumarme al Jueves Trovero, pero por una cosa o por otra siempre se me acaba pasando. Y claro, publicar un jueves trovero en viernes, como que no...
Así que hoy, aprovechando que esta semana estoy escuchando a Pasión Vega, se me ocurre dejaros esta canción tan hermosa que habla sobre el amor que se siente por un hijo.

Aquí podéis seguir la letra



martes, diciembre 13, 2011

Santa Lucía

Hoy es Santa Lucía, y si estuviera en Ayna habría por las calles restos de hoguera y cierta resaca de la fiesta del bolo.
Y hoy, es un día estupendo para desearos LUZ en vuestra vida, y serenidad para escuchar canciones como ésta:





De todas las versiones que se han hecho de este tema de Serrat, creo que ésta es la más bonita. Me enamora la voz de Pasión Vega. En casa la conocemos como "saeta-pop"

Feliz día, Felicidades a todas las Lucías.

domingo, diciembre 11, 2011

En mi casa ya es Navidad

Como manda la tradición, hemos aprovechado estos días de fiesta para dar el pistoletazo de salida a la decoración de Navidad.


En casa somos muy fans del nacimiento tradicional. Este es un pequeño capricho que compramos a un ceramista artesano de Murcia. 




Las piezas tienen una altura de doce centímetros, excepto las figuras del nacimiento que tienen catorce centímetros.




Y éste es la versión a prueba de Irene. La hemos colocado en una mesita a su altura, para que juegue y manipule todo lo que quiera. 



Como podéis ver, uno se puede encontrar casi cualquier personaje en el decorado del Belén. En esta foto por ejemplo sale Minnie Mouse, pero las versiones son prácticamente infinitas. Tampoco puedo precisar las veces que hemos reconstruido el río, ni  los rincones en los que ha aparecido el niño... En fin, que para eso está, para jugar y divertirse. Al menos en casa de nuestros padres siempre fue así.


Y por supuesto, la Navidad no está completa, hasta que no escribimos la carta a los Reyes Magos. A día de hoy (y falta un mes) casi no queda hueco libre en la cartulina para pegar más regalos. Nunca pensé que los catálogos de juguetes pudiesen tener tanto peligro.



De vez en cuando, aparece blandiendo uno en la mano y grita ¡Nizito esto! Estamos disfrutando con el previo tanto como con el día de la apertura de los regalos.




Por último, y hablando de regalos, os aviso del macrosorteo que ha organizado Susana, del blog Las Cosas de Paula con motivo de su primer aniversario. Nada menos que 54 regalos ofrecidos por otras tantas firmas. Y es que Susana, o hace las cosas a lo grande o no las hace. Eso sí que es abrir la Navidad como mandan los cánones. Con un buen sorteo, que ríete tú del Gordo de la Lotería. Al menos hay más probabilidades de que nos toque algo. Muchas gracias Susana, por darle alegría a la vida.


jueves, diciembre 08, 2011

Escapada por Madrid

Ayer, aprovechando que yo tenía que ir a Madrid por unos asuntos del trabajo, hicimos una mini-escapada cultural por la "capital del reino".
Irene tenía colegio, además de que habría sido una paliza de viaje para ella, de manera que se quedó con una de las abuelas.
El viaje de ida fue un poco tenso, porque nos encontramos con una mañana de niebla, que ya la hubiera querido Hitchcock para una de sus películas. Había tramos en los que apenas se veía la carretera, y en esos momentos te das cuenta de lo importante que es llevar un vehículo con unos buenos faros. Y es que hay camiones que están muy mal iluminados. Apenas cuatro lucecitas tenues en las cuatro esquinas, sin más reflectantes, ni una luz antiniebla que anuncie la mole que te vas a encontrar justo antes de tener que dar un frenazo.
Se me había olvidado por completo lo estresante que puede ser conducir con niebla, y eso que durante más de cuatro años la tuve como compañera durante muchas mañanas de invierno cuando trabajaba en un pueblo de Cuenca. Pero yo creo que es de esas cosas a las que uno no se acaba nunca de acostumbrar. Ni a la niebla ni a la nieve.
También me di cuenta de que soy una pésima copiloto. Sorry darling, para el próximo viaje intentaré morderme un poco más la lengua y confiar, aunque me cueste horrores.

Siempre que viajo a Madrid tengo sensaciones contradictorias. Por un lado, al llegar, me siento literalmente engullida por una ciudad que me sobrepasa. El tráfico es leonino, no se puede dudar ni un instante, ni titubear para incorporarse a un carril. Es la ley del más fuerte llevaba a grado extremo. O sabes exactamente por donde tienes que ir, o llevas un buen GPS que te saque del embrollo sobre la marcha.
Cuando he ido en tren mi primera sensación tampoco ha sido muy distinta. Ese hervidero de gente que sabe exactamente hacia donde va, y que camina siempre con prisa, es la seña de identidad de esta ciudad. Y es que la dimensión del tiempo cambia totalmente cuando se vive en lugares donde el tiempo que inviertes en desplazamientos te marca radicalmente la agenda.
Siempre he pensado que yo no sería capaz de vivir así. Aprecio la tranquilidad con la que acudo yo a mi trabajo, a diez-quince minutos de casa, según la velocidad con la que camine. Sí, efectivamente, aquí se puede ir casi a cualquier sitio a pie, y no necesitamos horas para planificar una actividad de ocio, o para decidirnos a ir a hacer unas compras. Nuestra dimensión del tiempo tiene que ser a todas luces muy diferente.
Sin embargo, una vez que te sitúas en la ciudad, una vez que te permites el placer de disfrutarla, siempre llego a la conclusión de que es una ciudad preciosa.
Me encanta pasear por el Paseo del Prado, y todavía me admiro cada vez que alzo la vista y veo, en mitad del asfalto y del hormigón, obras tan bellas como la Cibeles, o Neptuno.


La Plaza Mayor (con Navidad o sin ella) o el Parque del Retiro, también son lugares para congraciarse con la capital, para disfrutarlos con tranquilidad.
Ayer, sin embargo, nuestra opción fue el Museo del Prado. Un poco por aprovechar la ocasión de ir los dos solos, porque de otra manera no habríamos podido hacerlo. Y en parte también para quitarme esa espina que llevo clavada desde hace muchísimo tiempo, porque, lo creáis o no, hasta ayer no había visitado nunca el Museo.
Y mereció la pena.
Tal vez, con otros zapatos más cómodos... pero sí, disfrutar de Velazquez, Goya, Tiziano, Rubens, Murillo... Esa maja desnuda tan majestuosa, Las tres gracias, Adán y Eva, La rendición de Breda... En fin, un gustazo.
Y, a pesar de haber estado en el Louvre, y de que sigo teniendo la sensación de que es un Museo prácticamente inagotable, si tengo que elegir entre la "reina de la casa" del Louvre (la Gioconda) y las Meninas del nuestro Museo del Prado, lo siento por Leonardo, pero tengo claro que me quedo con el cuadro de Velazquez.


Y es que, el cuadro lo conocemos todos sobradamente, pero verlo en la sala, desde la puerta, y observar toda su profundidad desde la distancia, es realmente impresionante. Es increíble la habilidad que tenía Velazquez para jugar con las proporciones y con la perspectiva. Da la sensación de que puedes meterte dentro del cuadro y salir por la puerta del fondo.


En resumen, que de vez en cuando sienta muy bien darse el gusto de escaparse de la rutina, y Madrid siempre es una buena opción, sobre todo para los que lo tenemos a tiro de piedra.
Por cierto, el viaje de regreso fue estupendo. Sin niebla, bien de tráfico, y con una buena conversación que hizo que se nos pasara en un abrir y cerrar de ojos.
No, si al final aprenderé a ser una buena copiloto.

lunes, diciembre 05, 2011

No me digáis que no es una maravilla

Llevo todo el fin de semana buscando temas de música clásica, y a pesar de que en estos asuntos soy absolutamente analfabeta, eso no me impide emocionarme escuchando cosas como ésta.




Por favor, decidme que no soy la única a la que se le saltan las lágrimas escuchando maravillas así.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde