viernes, diciembre 30, 2011

Resumen 2011 y Esperanza para el 2012

Este ha sido un año extraño para mí. No sé exactamente si bueno o malo, simplemente extraño. Soy consciente de que he experimentado una evolución, he crecido, creo, o al menos me he adaptado al medio como una superviviente. Pero adaptarse no significa volar. Todavía me queda hasta que me crezcan las alas.
No sé si 2012 será mejor, igual o peor que el año que dejamos, aunque éste ha colocado el listón bastante bajo para mejorarlo. 
Quiero pensar que lo será, que todo va a cambiar desde el momento en que nos comamos la uvas, y que 2012 será el año de la ESPERANZA.




Feliz 2012


Os dejo con un resumen de lo que ha sido este año en "Paula y sus cosas", porque a veces viene bien mirar atrás para valorar el camino que se ha andado.

En enero descubrí que equivocarse es de sabios, y comencé a aprender a perdonarme a mí misma


En febrero el reloj biológico me removió sentimientos contradictorios y me obligó a reflexionar y a aceptar la realidad

En marzo empecé a espantar la niebla gracias a vosotr@s y a un letrero colgado en un gimnasio


En abril unos amigos encontraron el extremo de su hilo rojo y conocieron a Fran con sus ojos rasgados y su  sonrisa pícara

Y también hice una promesa que algún día cumpliré, y espero que ese día no esté tan lejos


En mayo la primavera llegó a mi oficina, y como dije entonces, aquella flor fue un símbolo de algo mucho más importante para mí.


En junio aprendí que, mirando al cielo y entre las ramas de los árboles, se descubren cosas maravillosas


Y en julio llegaron Ayna y el haiku... y un montón de emociones a las que todavía no he sabido poner nombre

En agosto cumplí años, tuve mi ración de sol y playa y la peque descubrió la biblioteca infantil


En septiembre, empezamos el cole, y por mi parte, aprendí que no soy nada sin toda la gente que está (o ha estado alguna vez) dentro de mi vida. Esta entrada tuvo record de visitas gracias a Susana, otra de esas personas que irradian luz, sin ni siquiera saberlo.


En octubre descubrí que la felicidad tiene algo de conformismo, y algo de fachada, y mucho de vivirla a momentos sin darle demasiadas vueltas.


En noviembre disfruté de unas minivacaciones para ejercer de mamá a tiempo completo, y me encantó


Y en diciembre llegaron proyectos, Sol de invierno... y mi niña que ya se hace grande os felicitó la Navidad, y ahora os manda toda su energía (que no es poca) para este nuevo año que pronto comienza.

Gracias por acompañarme. Sin vosotr@s todo esto no tendría ningún sentido. Un beso enorme.

Me despido con la felicitación que hacía esta tarde en twiter: 

Para el próximo año os deseo las cuatro eses: Salud, Serenidad, Suerte y mucho Sexo.

Que se os cumplan todas, en orden aleatorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde