miércoles, junio 27, 2012


El jueves pasado, para ir estrenando este verano que se nos avecina con un poco de lectura tranquila, presentamos en la Biblioteca Municipal de Hellín (Albacete) la antología poética Trece Voces, que edita la asociación ArgosLiteraria, y en la que participo.

Fue una tarde agradable en la que quienes pudimos asistir recitamos algunos de los poemas del libro, y sobre todo tuvimos la ocasión de conocernos un poco mejor.

Os dejo con uno de mis poemas, precisamente el que recité el día de la presentación, pero antes os aconsejo que os paséis por la página de Argos Literaria, donde encontraréis una muestra de lo bueno que se cuece por esas tierras hellineras.

Ha sido un placer, y espero que no sea el último proyecto en común.



A PESAR DEL MAR


Cada gota de agua de este mar,
cada golpe de viento,
cada pálpito de sal.

Cada gota de mi sangre,
de tu sangre,
cada latido en mi vientre,
cada esperanza
son horizontes devorados de noche.

Sin una vela,
sin una estrella,
un limbo suspendido en el oscuro
lienzo helado que rodea este cayuco.

Entre dos trozos de tierra
separados por un espacio infinito.
Dos universos paralelos.
Tan distintos.
Tan distantes.

Seré tu cuna de nuevo,
y te meceré un instante
para que puedas dormirte.
Voy a susurrarte nanas
y mi sangre, que hierve,
será esta noche tu arrullo.


No es la sal,
ni las olas,
ni el miedo que me rompe los dedos
el mejor presagio
para comenzar de nuevo.
Pero es todo lo que tengo
entre mis manos heladas.
Un sueño débil,
una espalda valiente
y esta fe en el destino.

Si fuese posible…
Hace frío.
El viento corta mis labios
y tú tiritas dentro de mi cuerpo.
Te abrazo y cierro los ojos.
Los aprieto con fuerza,
me muerdo los labios
y juro que llegaremos a la orilla.

Te abrazaré mientras el mar brame,
cuando la oscuridad intente consumirnos,
cuando las olas pretendan ser de mármol.
Seré tu escudo.
De acero mi cuerpo.
Mi vientre
la roca impasible
ante cualquier embestida.
Y no habrá tormenta,
ni dioses,
ni ejército
que desbarate este sueño.

Aunque el mar se empeñe en ser mortaja.

A pesar del mar.

2 comentarios:

  1. Un gran poema, con mucha fuerza y sensibilidad. Enhorabuena por él y por el libro. Un beso y ¡Buen verano!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Armando, buen verano para ti también

    ResponderEliminar

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde