domingo, junio 10, 2012

Más sol y más bici

Como adelantaba en la entrada anterior, con el buen tiempo hemos recuperado la buena costumbre de salir en bicicleta.
Este fin de semana he establecido una ruta muy cómoda, utilizando en todo momento el carril bici, y que nos lleva hasta un parque que hay en las afueras de la ciudad y que se conoce como La Pulgosa.
El trayecto, según he podido calcular aproximadamente en google maps es de unos 12 km incluyendo la ida y la vuelta.
El sábado salí yo sola y la verdad es que se nota que voy mucho más ligera y sobre todo más segura de mis fuerzas. Tardé más o menos unos 45 o 50 minutos en hacer el recorrido, disfrutando bastante del paisaje (que circunda el jardín botánico) y aprovechando la soledad para reflexionar y hacer un poquito de introspección, que de vez en cuando hace falta.
Hoy he salido con Irene y la verdad es que el camino se hace totalmente diferente. Hemos ido todo el rato hablando, comentando cada detalle del camino. Es cierto que al llevar más peso se ha hecho más duro pero como teníamos buena luz y hacía buen tiempo, hemos hecho un descanso en el parque de La Pulgosa, que Irene ha aprovechado para jugar en los columpios y en la telaraña, mientras yo descansaba un poco.
El paseo hoy estaba bastante menos concurrido que ayer. Se ha notado la tarde deportiva en televisión (tenis, fútbol y fórmula 1) y solo a partir de las ocho de la tarde hemos empezado a encontrarnos con más gente. La mayoría caminando o corriendo, alguna que otra familia en bici como nosotras y lo que más me ha sorprendido es la cantidad de gente que sale a patinar.
Como anécdota graciosa os cuento que a lo largo de la vía verde, junto a las bicicletas pintadas en el suelo para señalizar el carril bici, han pintado también un slogan muy ocurrente que te arranca una sonrisa mientras pedaleas:

Alegría entre tus piernas. 

Buscando en google, resulta que me entero también de que pedalear, no solo es un buenísimo ejercicio para el sistema cardiovascular, sino que además fortalece los músculos de la espalda disminuyendo el riesgo de problemas lumbares y de hernias. Una razón más para mover el corazón y huir de ese sillón que parece que esté hecho de velcro.

A ver si soy capaz de coger la rutina y convertimos estas salidas en una sana costumbre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde