domingo, marzo 31, 2013

Domingo de Pascua: hoy un poquito de Gospel

Hubo una época en la que me habría encantado participar en un coro de música gospel. La verdad es que tiene que ser muy desestresante y liberador.
Si cantar libera endorfinas, cantar así tiene que ser una auténtica sobredosis.
A veces me da por pensar que, en esta sociedad tan "civilizada" nos perdemos el efecto sanador de cantar una buena canción a grito pelado.
Que si canto faltal...
Que si molesto a los vecinos...
Que si éste o aquel ponen caras raras...

Envidia cochina, que os lo digo yo.
Que se mueren de ganas pero les falta valor para hacer lo mismo.
Les falta chispa, empuje...
Y les sobran complejos.



Hoy, mañana y siempre

CANTAD

que no va a llover, pero si llueve, tampoco es tan grave... 


lunes, marzo 25, 2013

Esto también es violencia de género


Hace tiempo que quiero tratar este tema, pero se me hace demasiado grande, y se me agolpan los pensamientos sin saber darles curso. Habrá tiempo, de explicar todo lo que pienso y siento al respecto. Pero hoy, permitidme como anticipo que traiga esta foto desde facebook, simplemente para hacernos reflexionar.



Porque esto, también es violencia de género. Una violencia silenciosa que va calando como el agua, y que también se lleva vidas por delante. Pero sobre todo, genera muchísimo sufrimiento.


sábado, marzo 23, 2013

Regresando a la normalidad

Esta semana ha sido realmente intensa, tanto en ocupaciones, como sobre todo en emociones.
Como sabéis, el miércoles presenté mi libro "Crisis de Oruga" y ya sabéis que los días anteriores siempre hay un montón de cosas que preparar y muchísimos detalles que controlar.
En primer lugar, me apetece contar que este libro es autoeditado por convicción. Creo en la autoedición, por mucho que algunos se empeñen en desvalorizarla, ya que es un método perfectamente válido para llegar a convertir tu proyecto en una realidad, y al mismo tiempo, hacerlo a tu modo, a tu gusto.
Lleva trabajo, es cierto, y a veces la inexperiencia te puede hacer el camino algo más largo. Pero el aprendizaje también tiene un valor, y yo no cambio por nada todo lo que he vivido desde que decidí que este libro tenía que nacer y salir ahí fuera a conoceros.
Es posible que, al estar tan ocupada, ni siquiera tuviese tiempo de ponerme nerviosa. De hecho, no llegué a tomar plena consciencia de lo que estaba ocurriendo hasta que el propio miércoles aparecieron en dos periódicos locales dos entrevistas a toda página que me habían hecho el día anterior.

Aquí podeís ver un extracto de la entrevista en La Tribuna de Albacete

Y aquí la que apareció en La Verdad de Albacete

A lo largo de esa mañana empezó la locura. Me llamaron de dos emisoras de radio para salir en antena, aunque luego, por problemas de tiempo no pudieron llegar a hacerse ninguna de las dos entrevistas.
Trabajo con contacto al público, y muchísima gente acudió a saludarme, a darme la enhorabuena, algunos sorprendidos al descubrir una faceta que, hasta ese momento había mantenido en el ámbito privado.
Pero sin duda lo más intenso y emocionante estaba por llegar.

Poco a poco, algunos realmente temprano, empezaron a llegar al salón de actos de CCM, familiares, amigos, conocidos y algún que otro desconocido también. Toñi y yo habíamos quedado una hora antes para ensayar y preparar los últimos detalles. Y gracias al buen gusto de Toñi consiguimos que la mesa del escenario quedase así de bonita.



Los chicos llegaron un poco después. Alejandro Atiénzar enseguida tomó posiciones en su banqueta para hacer gimnasia de dedos frente al piano. Desde aquí le felicito porque estuvo realmente grande, haciendo suya esa frase de Beethoven que dice

...tocar una nota sin pasión es imperdonable"



Alejandro tocó con pasión y con belleza, y nos dejó a todos con ganas de más, como debe ser. Ya sabes, Alex, ahora tenemos que hacer la gira :)

Ángel Aguilar llegó justo en el momento en el yo debería haber comenzado a ponerme nerviosa. Y trajo consigo la paz y la luz, como acostumbra.

El acto creo que fue sencillo, y especialmente bonito y emocionante en el momento en el que Ángel leyó el texto que había escrito para la presentación, y que podéis encontrar aquí.

Toñí puso el toque de frescura y serenidad, con su vestido rojo (estaba guapísima) y esa pasión que le pone a todo.

Y delante de nosotros, en las butacas, todos los asistentes pusieron el sentido y el abrigo a esa tarde-noche. Me encantó ver tantísima gente a la que quiero y a la que admiro. Otros, que no pudieron asistir por motivos diversos, tuvieron su espacio también y estuvieron presentes de otra manera.

Fue también muy bonito veros después, de uno en uno, en el momento de la firma. Aunque por las horas que eran (casi intempestivas) sé que muchos tuvisteis que marcharos pronto y ni siquiera pude saludaros.
Poco a poco, que ya habrá ocasión más adelante.

Hay que dar las gracias, por supuesto, a los que trabajaron esa tarde para que muchos pudieseis comprar vuestro libro


Y como dije entonces, a toda mi familia por la forma en la que se ha volcado con esto, haciéndolo algo suyo desde el primer momento. Soy muy afortunada, y lo sé.

GRACIAS

Y ahora, una vez que el libro ya ha nacido y lo hemos bautizado, queda lo más difícil, que es criarlo. Este es el comienzo de una historia que, estoy segura, tiene que darnos todavía muy buenos momentos.





Si alguien está interesado en comprar el libro, está a la venta en las principales librerías de Albacete, o puede ponerse en contacto conmigo enviándome un correo a la dirección

paulaysuscosas@gmail.com


domingo, marzo 17, 2013

Complejo de Paco Umbral... quedan tres días.

Que sí, que me doy cuenta de que llevo una temporada monotemática y que se me está poniendo cara de Paco Umbral




Al menos yo no diría jamás eso de que "no me importa lo que piense el personal" pero sí, hoy también he venido aquí a hablar de mi libro.
Aunque prometo intentar recuperar la normalidad poco a poco. Mientras tanto voy haciendo la mudanza al blog Crisis de Oruga, donde sí que seguiré compartiendo todas las noticias y novedades que vayan surgiendo. Y por supuesto, también tenemos la página de facebook donde colgaremos todo lo que sea colgable.
Hoy, de momento solo os entretengo un minuto para recordar el día y la hora de la presentación, para deciros que soy una inconsciente porque a tres días vista todavía no siento las mariposas ni siquiera en el estómago... ¿será que salieron volando?

y si me permitís los últimos segundos, los voy a emplear en dar las GRACIAS
A Ángel Aguilar Bañón por su enorme generosidad. Por haber escrito ese prólogo tan maravilloso y por acceder a presentarme el libro del próximo miércoles.
A Beatriz Martínez Ruiz por la preciosa portada.
A la gente del Club de Escritura La Biblioteca por su apoyo incondicional.
A Toñi Sánchez Verdejo por acompañarme el próximo miércoles.
A mi familia por volcarse como lo están haciendo con este proyecto.

Y a todos vosotros por venir cada día a leerme y haberme hecho creer que esta locura podía ser una bonita realidad.

ABRAZOS CARIÑOSOS PARA TODOS
Y FELIZ PRIMAVERA

martes, marzo 12, 2013

El pianista, microrrelato inspirado en una foto de Nancy Fouts


Inspirado en una fotografía de Nancy Fouts

Cada 20 de marzo, el pianista se levantaba al amanecer y abría las ventanas de su dormitorio de par en par. La mayor parte de la veces, el frío dibujaba su aliento y se deslizaba casi húmedo por sus pulmones en cada respiración. Pero aquello formaba parte de su ritual de bienvenida a la primavera, y aquel despertar le renovaba las ganas de seguir adelante un año más.
Cada 20 de marzo, el pianista bajaba al salón del antiguo burdel, hoy reconvertido en pensión de almas en pena, o en asilo de artistas en proceso de olvido, y despertaba a sus vecinos con las notas del Blumenlied de Gustav Lange. Cada año algo más lento y cada vez algo más torpe. Pero siempre con la misma pureza con que siempre había tocado.
Y cada 20 de marzo, el pianista se prometía a sí mismo que no dejaría de tocar, que no permitiría que aquel dolor de huesos que le visitaba a menudo se apoderase también de sus dedos. Al menos mientras quisiera seguir visitándole la primavera.
Pero no fue el dolor de huesos, sino esa lombriz traidora que anida entre los recuerdos, quien le apagó un día de repente la luz, y ya nunca más supo colocar sus manos sobre las teclas del piano. Las partituras se deshicieron en su mente, y los dedos encajados una y otra vez en el mismo acorde, olvidaron la melodía y la vida que brotaba de ellos.
Aquel 20 de marzo, el pianista se despertó al amanecer, envuelto en un sudor extraño y una agria sensación de pánico. Abrió de par en par las ventanas, y el viento helado le hizo volver en sí poco a poco. Tenía la sensación de haber perdido algo en mitad de los sueños, pero ya ni siquiera recordaba en qué mes del año vivía, y hacía mucho tiempo que no tenía motivos para recordarlo.
Bajó al salón del antiguo burdel, hoy reconvertido en pensión de almas en pena, y sintió las piernas algo más ligeras. Después, como cada día, se sentó en su mesa preferida, junto a la ventana, y se entretuvo en contemplar a una pequeña mariquita que luchaba por trepar por el escurridizo cristal.
Descubrió con asombro, casi infantil, un cerezo cuajado de flores, y se sorprendió a sí mismo reprendiéndole, por su temeridad. Cualquier madrugada de estas te hielas, ya lo verás.
Aquel 20 de marzo, el pianista observó como Minerva, la camarera con ojos de gata que les servía el desayuno cada mañana, levantaba con cuidado la tapa del piano de cola. Y percibió la sorpresa en su espalda, que era lo único que podía ver de ella desde donde estaba sentado.
Vio con distancia, casi con indiferencia, el pequeño revuelo que se formaba alrededor del piano, los ojos bien abiertos de Estrella, la dueña de la pensión, y llegó a sus oídos algún ¡oh! dibujado en unos labios muy redondos. Pero sobre todo, se dio cuenta de que todo el mundo se volvía para mirarle.
No supo muy bien por qué, pero se levantó de la silla. Y muy despacio, más por vértigo que por dolor o cansancio, se fue acercando hasta el piano, mientras todos le miraban extasiados y le abrían un curioso pasillo desordenado.
Lo que vio no le asombró, tal vez porque había perdido la conexión con lo real y lo fantástico. Pero sí le emocionó. De una manera que nadie pudo ni siquiera imaginar.
Mucho más todavía, hasta las lágrimas, cuando sus dedos acariciaron los verdes brotes de hierba que, desaliñados y muy salvajes, habían crecido a través de las teclas del piano.



Gracias a Marga por descubrirme las increíbles fotografías de Nancy Fouts. Aquí tenéis el enlace.

Y aquí podéis escuchar la música



martes, marzo 05, 2013

Esto ya es una realidad: momento agenda y momento paquetazo

Los que me seguís por facebook estáis al tanto de las últimas novedades respecto al libro, pero para los que no, y por si hay algún despistado que todavía no se haya enterado tengo dos noticias importantes que dar.

La primera es que ya tengo lugar y fecha para la presentación. Estoy ultimando los carteles pero para que vayamos cuadrando agendas, será el próximo 20 de marzo, como dice Toñi, para celebrar la entrada de la primavera.


Ha sido todo bastante casual, pero teniendo en cuenta que la cosa va de mariposas, creo que la fecha no ha podido ser más oportuna.
Además, el día 21 de marzo se celebra el día internacional de la poesía, así que, ¿qué mejor forma de conmemorarlo?
Será en el Centro Cultural de la Fundación de Caja Castilla La Mancha de Albacete, a las ocho y media de la tarde.


La segunda noticia es que esta misma mañana he recibido los libros


así que ahora sí que se puede decir que Crisis de Oruga es una realidad.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde