jueves, enero 23, 2014

Relatos en Cadena (Pero esta vez, ella lloró)

HERMANOS



Pero esta vez, ella lloró. Y yo, asustado, aprendí que ni el mejor de los chupetes compensaba aquel escándalo.


Y que a partir de aquel día, el poder lo tenía ella.

miércoles, enero 15, 2014

Relatos en cadena (y así, tontamente, acabe pegándome un tiro)

-Y así, tontamente, acabe pegándome un tiro.
Justo entonces levanto la cabeza del portátil y veo a mi hijo frente a mí, esperando alguna reacción por mi parte. No sé cómo decirle que no sé de qué está hablando, que toda mi atención estaba volcada en aquella absurda hoja de cálculo.
Nos miramos sin pestañear. Abro la boca, pero no consigo construir ninguna frase coherente.

Y entonces él rompe a reír y yo a llorar, como dos auténticos locos. Y yo quiero abrazarle, pero él ya tiene catorce años y conoce todos los caminos para esquivar mis muestras de cariño.

viernes, enero 03, 2014

Relatos en cadena (la mujer que iba en el coche a mi lado)

La mujer silenciosa


La mujer que iba en el coche a mi lado miraba la luna por la ventanilla. El taxista la había recogido unos minutos antes, empapada de lluvia. Me había mirado a través del retrovisor, yo había accedido con un movimiento de cabeza, y ella había ocupado su asiento con una delicadeza extrema.
Yo la miraba absorto. Ella guardaba silencio.
Llegamos a mi destino mucho antes de lo que yo hubiera deseado. Todavía apuré unos minutos buscando las monedas entre las costuras de mi bolsillo. La mujer continuaba mirando la luna.
-Adiós –pronuncié mientras abría la portezuela.

Justo entonces, desapareció.

miércoles, enero 01, 2014

Para Irene: El lago de los cisnes

Sí, ya sé que lo normal es empezar el año así


Pero la primera entrada del año se la quiero dedicar a Irene, y a su sensibilidad musical que tan orgullosa pone a sus padres.
Hace unos meses, mientras escuchaba música en youtube, se acercó y me pidió que le pusiera "El lago de los cisnes de Tchaikovsky". Sí, así, con todas las letras. Como os podéis imaginar en un primer momento me quedé un poco descolocada. Y su padre y yo nos miramos intentando dilucidar si habíamos escuchado lo que habíamos escuchado, o había sido una alucinación acústica.

-¿Os la han puesto en clase de música? -le pregunté.
-No, nos la ponen en el cole.

Ahí tengo que reconocer que el nuevo maestro de Irene ganó muchos puntos en mi escala de madre, y más aún cuando descubrí que aquello no se quedaba en algo anecdótico, sino que Irene era capaz de reconocer la melodía incluso semanas después.
Hoy hemos vuelto a escucharla, porque le encanta, y nos ha contado que su maestro la pone en clase cada mañana a la hora del bocadillo, justo antes de ir al recreo.


Que me haya pedido un tutú y que hoy se empeñase en que quería bailar en Viena el Concierto de Año Nuevo, supongo que son efectos colaterales con los que hay que lidiar. No sé como se compatibiliza el ballet clásico con las jotas manchegas, pero si sigue insistiendo, habrá que plantearse si le cabe alguna extraescolar más.


El caso es que me hace muchísima ilusión que tenga esa curiosidad por la música, y que sepa reconocer y disfrutar de piezas tan bonitas como esa. Que me pregunte si Daniel Baremboim, batuta en ristre, es Beethoven, hace que mis ganas de comermela a besos se disparen todavía más.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde