miércoles, enero 15, 2014

Relatos en cadena (y así, tontamente, acabe pegándome un tiro)

-Y así, tontamente, acabe pegándome un tiro.
Justo entonces levanto la cabeza del portátil y veo a mi hijo frente a mí, esperando alguna reacción por mi parte. No sé cómo decirle que no sé de qué está hablando, que toda mi atención estaba volcada en aquella absurda hoja de cálculo.
Nos miramos sin pestañear. Abro la boca, pero no consigo construir ninguna frase coherente.

Y entonces él rompe a reír y yo a llorar, como dos auténticos locos. Y yo quiero abrazarle, pero él ya tiene catorce años y conoce todos los caminos para esquivar mis muestras de cariño.

5 comentarios:

  1. Un bello relato con final tierno pero agridulce. Me gustan tus últimas entradas; ya veo que Irene es toda una melómana y, por supuesto, gracias por tu felicitación musical. La vi en su momento, pero iba con prisa y no pude dejarte un comentario. Ánimo con el piano y con todos tus proyectos en 2014. Besos para todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Armando, y lo mismo digo. Feliz 2014 y muchos éxitos.

      Eliminar
  2. entro por primera vez a tu blog, me ha resultado interesante.
    volveré pronto.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Karin. Veo que eres amante del haiku y que tenemos blogs afines. Te iré leyendo.

      Eliminar
  3. Buenas noches Paula, aquí leyendo el último micro antes en enviarme al país de los sueños. La tecnología que nos absorbe tanto que a veces las muestras de cariño llegan tarde. Saludos.

    ResponderEliminar

Comenta, que algo queda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde