domingo, abril 17, 2016

Visita al Colegio José Prat en la semana del libro

El próximo lunes 18 de abril acompañaré a los alumnos de 2º de Primaria del Colegio José Prat con motivo del día del libro. 
Sé que han leído alguno de mis poemas en clase, y tendré la oportunidad de responder a sus preguntas. También leeremos el cuento de Valentín, el calcetín travieso que se escapó del cesto de la lavadora y se fue a vivir aventuras por su cuenta.
Espero que lo disfruten casi tanto como lo disfrutaré yo.

VALENTÍN EL CALCETÍN

Valentín, el colorado
era un calcetín usado,
raído y desparejado,
que por jugar en el cesto,
se perdió mientras el resto
de ropa sucia se iba
derecha a la lavadora.
¿Y qué vas a hacer ahora?
Divertirme, por supuesto.

“Voy a vivir aventuras,
hacer muchas travesuras
y colarme en las ranuras
que hay detrás de aquel armario.
Y escribiré en mi diario
todas las andanzas locas
de un calcetín colorado
que quedó desparejado
y se convirtió en corsario.

Navegaré entre pelusas
como si fueran medusas,
conoceré los rincones
olvidados por la mopa.
Seré envidia de la ropa
de camisas, pantalones,
de zapatos y de blusas.

Valentín, el más valiente,
guapo, fuerte, inteligente.
Valentín, el calcetín
que admira toda la gente.”

Pasó tres días vagando,
haciendo amistades nuevas:
El botón de una chaqueta,
una cuerda de raqueta,
una pinza color verde
(esa que siempre se pierde)
una cera color lila,
una horquilla y una pila.

Todos estaban perdidos
y con cara de aburridos.
Valentín no comprendía
que no estuvieran contentos.
Sin embargo él sonreía
y ellos miraban atentos:

Mirad quien es, se decían

Valentín, el más valiente,
guapo, fuerte, inteligente.
Valentín, el calcetín
que envidia toda la gente.

Pero un día, de repente
ya cada vez más cansado,
Valentín el colorado
se fue sintiendo muy solo...
Estaba sucio, arrugado,
un poco deshilachado,
y empezaba a echar de menos
a su hermanito Bartolo.

“¡Qué hará el pobre sin pareja!
Si no me encuentra enseguida
ya no valdrá para nada.
Se quedará allí en la leja
de la ropa abandonada.
Y yo mientras por el suelo,
sin hacer nada importante.
Mirando a lo tonto el cielo
que es lo más interesante
que habrá por estos rincones.

De eso nada, que hay razones
para volverme a mi cesto
y darme una buena ducha
en la próxima colada.

Qué bien, volver a mi puesto
con mi hermano, que me escucha,
que se dobla bien conmigo,
y si tengo frío, me achucha.
Ese sí que es un amigo.
Teniéndole al lado mío,
no necesito más nada.”

Y así es como llegó al fin
la historia de Valentín,

el calcetín más valiente,
guapo, fuerte, inteligente.
Valentín, el calcetín
que quiere toda la gente.



sábado, abril 09, 2016

Presentación de Las Calles Anónimas en Córdoba

Voy con diez días de retraso para contaros la presentación del libro "Las Calles Anónimas" en Córdoba.

Fue un viaje relámpago pero mereció la pena pasar una tarde tan bonita en compañía de las integrantes de la Asociación Andrómina y el fotógrafo Miguel Collado Espejo, autor de todas las fotos de esta entrada.

El lugar escogido fue el Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba, con unos jardines preciosos y un salón, el de los mosaicos, que nos transportaba en el tiempo a través de sus tapices.Autor: Miguel Collado Espejo


Con Elena Cobos y Soledad Zurero

Al acto acudió la alcaldesa de Córdoba Isabel Ambrosio, quien se implicó absolutamente en la presentación, lo cual me sorprendió muy agradablemente, porque no es algo a lo que estemos acostumbrados por aquí con nuestros políticos municipales.

Una persona cercana y muy agradable


Fue un evento muy entrañable, y sobre todo tengo que agradecer enormemente el trabajo de Elena Cobos en la preparación y coordinación, y las palabras de Soledad Zurero al presentar mi libro. 

De más próxima a más lejana, Soledad Zurero, Elena Cobos, Isabel Ambrosio y yo misma
Tengo guardado el texto y prometo que lo leeremos en la presentación que se haga en Albacete, porque fue un análisis sorprendente desde todos los ángulos posibles, que demuestra sus enormes conocimientos sobre poesía. Todo un honor y un placer para mí haber contado con esa presentación.


Por último leí algún poema de mi libro, no sin antes agradecer el premio a la Asociación Andrónima, y su trabajo por visibilizar la poesía con nombre de mujer durante 15 convocatorias.


Muchas gracias a todos los asistentes, por escoger una tarde de poesía, por apoyar a esta desconocida albaceteña que se acercó a su tierra a compartirla, y por seguir apostando por la cultura. Regreso con el cariño de Córdoba en la maleta y con la sensación, como me ocurrió en Sevilla, de que Andalucía quiere a la cultura, la fomenta, la apoya, la crea y la difunde, y por eso no es casual su enorme tradición de poetas a lo largo de la historia.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Me visitan desde